Saltar al contenido
InternetPasoaPaso

Discos magnéticos ¿Qué son, cómo funcionan y para qué sirven?

Discos magnéticos. Qué son, cómo funcionan y para qué sirven
Meneame

Hasta hace unas pocas décadas, era ilógico pensar que se podía almacenar una biblioteca entera en un pequeño y eficiente dispositivo. Hoy esto es posible gracias a la existencia de discos magnéticos que cada vez son más sofisticados y que se encuentran de forma común.

Con la aparición del almacenamiento a través medios informáticos, no sólo se empezó a cuidar el impacto ambiental, sino también se logró una mejora en temas de seguridad con relación a los datos guardados y a aumentar el confort de los usuarios.

Para que sepas un poco más de qué es un disco magnético, en este artículo te enseñaremos cómo funciona un dispositivo de estos, cuáles son sus características principales, la diferencia que existe con respecto a los discos ópticos y muchas otras cosas más.


¿Qué es un disco magnético y para qué sirve en informática?

Un disco magnético es un dispositivo que se encuentra dentro o fuera de un ordenador y sirve para almacenar datos informáticos a través de la física. Usa en especial los principios dipolares del magnetismo.

Los datos se guardan en bytes en cualquier lugar o sector de pistas circulares del disco para poderlos relacionar en el futuro con algún criterio de atracción por magnetismo de las partículas que lo componen. Cuando el usuario necesite obtener esos datos, tendrá que solicitarlos a través del procesador del PC para ordenar al cabezal del disco que genere los campos magnéticos.

¿Cómo funciona un disco magnético para almacenar información digital? Características principales

Dentro de este conjunto de dispositivos se encuentran los discos duros externos, discos internos de los ordenadores y los antiguos disquetes y cintas DAT. Para poder obtener los datos o información guardada, los discos trabajan a través de dipolos magnéticos, los cuales se generan en la superficie del mismo mediante el manejo de partículas magnéticas creadas por un cabezal.

Recomendado para ti:
¿Cómo arreglar un teclado que no funciona? Guía paso a paso

Este brazo (o cabezal) funciona de lector de datos y también como elemento de escritura. Posee un electroimán y su trabajo es relativamente simple, ya que cuando se encuentra cerca de las partículas magnéticas del disco verifica si es posible la atracción, a través del magnetismo, para así poder atraer o repeler en un campo dipolo. De esta manera, se puede saber si el campo tiene un polo positivo o negativo y si es lo que necesita el usuario o no de acuerdo a su requerimiento.

Se caracteriza porque no tiene restricciones en cuanto a la cantidad de información que se puede guardar, ya que permite grandes cantidades como también pequeños volúmenes de bytes. Otras de las características que podemos destacar de un disco magnético es que posee una “memoria no volátil”. Esto quiere decir que no pierde la información que contiene si no tiene acceso a la electricidad. Este es un punto bien definido con respecto a las memorias RAM, ya que estas sí tienen la capacidad de guardar datos, pero los pierden cuando no reciben una alimentación eléctrica.

Hay que tener cuidado en la manipulación de los mismos. Esto se debe a que los discos pueden sufrir averías si es que no se tratan con el esmero correspondiente. Además, es preferible evitar que se encuentren en zonas de calor o de humedad y también cercanas a fuentes de polvo. Cuando el dispositivo está en funcionamiento es recomendable no moverlo porque podría dañar el cabezal o los otros componentes como pueden ser el motor de accionamiento o de impulso. Esto se debe a que el disco está constantemente girando cuando está encendido.

¿Cuáles son los tipos de discos magnéticos que existen?

A continuación, te mostraremos los diferentes tipos de discos magnéticos que existen hasta este momento, aunque no sean todos usados en la actualidad:

Flexible

Flexible

Estos discos magnéticos, que reciben el nombre de “disquete o floppy disk”, no se usan en la actualidad debido a su obsolescencia. Si bien tienen características similares con los discos rígidos ya que son redondos, giran a grandes velocidades y se usan para guardar datos de forma magnetizable, la gran barrera que presentan hoy en día es su capacidad de almacenamiento, siendo esta muy limitada, apenas 200 mebibytes.

Recomendado para ti:
¿Cómo activar la función de hibernación en Windows 10? Guía paso a paso

Se denomina flexible por la cubierta plástica cuadrada o de forma rectangular que recubre al plato. Son extraíbles, por lo que se pueden llevar a cualquier lugar y pueden ser leídos en un dispositivo especial, el cual irá cambiando de acuerdo al tamaño del disquete. Los formatos más reconocidos son los de 8 pulgadas, los de 5¼" y, los más modernos, los de 3½ pulgadas.

Rígido



"ACTUALIZADO ✅ Un disco magnético es un hardware que te permite almacenar información digital en un soporte físico ⭐ ENTRA AQUÍ ⭐ y Aprende más del tema"


Rígido

Los discos rígidos, al igual que lo que los disquetes, también giran a grandes velocidades, pero su funcionamiento es más complejo que los discos flexibles. En su estructura cuenta con una bandeja plana de material de aleación a la cual se le agrega una placa con circuitos electrónicos, o bus informático. Luego se conectan un cabezal (con electroimán) que sirve para leer y escribir la información, un motor necesario en el accionamiento del eje del plato. Cuenta también con un motor para que funcione el cabezal y una tarjeta controladora.

Su estructura, o disposición de la información, del disco magnético se divide en pistas, cilindro, sector o divisiones de la pista, sectores geométricos y clúster. Estos se diferencian de acuerdo a la ubicación de la información alojada en el plato. Como ya hemos explicado antes, el funcionamiento del disco magnético rígido se realiza por procesos físicos bipolares. El cabezal, a través del electroimán que tiene, atrae o repele moléculas magnetizables para obtener la información necesaria.

Tenemos que precisar también que un disco duro puede contener uno o más platos magnéticos, los que funcionarán como un conjunto para obtener mayor capacidad de almacenamiento.

¿Cuáles son los principales beneficios de usar los discos magnéticos?

Hasta el momento hemos hablado de lo que es un disco magnético y cómo funciona el mismo, pero no hemos tocado el tema de los beneficios que tiene usar un dispositivo de estos. Ahora, te explicaremos cuáles son las ventajas más importantes que tiene utilizar un disco magnético para almacenar datos informáticos en el mismo.

Recomendado para ti:
¿Cómo usar el portapapeles en Android y aprovecharlo al máximo? Guía paso a paso

Conozcamos más en detalle:

  • El límite de bytes que puedes escribir en el plato magnético no es una restricción para su uso. Esto se debe a que el usuario tiene la opción de guardar ficheros de gran tamaño de una forma rápida, como así también acceder a los mismos de manera directa. Lo mismo sucede cuando se quiere alojar una pequeña cantidad de datos.
  • La información guardada se puede borrar y así volver a reutilizar el disco las veces que el usuario lo necesite. Además, a través de software especiales, se puede recuperar información borrada.
  • Al contar con una memoria no volátil, los datos no se pierden cuando se corta la alimentación eléctrica. De esta manera, los usuarios se aseguran que siempre tendrán a disposición la información guardada.
  • Tiene como gran ventaja ser compatible con toda clase de archivos. Esto ocurre porque los ficheros se guardan en bytes, por lo que el formato no es una restricción para usar los datos. De esta manera podemos decir que no existen límites.
  • Existe la posibilidad de transportar el disco magnético a otro ordenador y poder leer la información que tiene en el otro dispositivo. Por lo tanto, un disco rígido es compatible con una amplia variedad de ordenadores de sobremesa. Esto hace que su uso sea más fácil y aceptado entre los usuarios.

Discos magnéticos vs ópticos ¿En qué se diferencian y cuál es mejor para almacenar datos?

Discos magnéticos vs ópticos ¿En qué se diferencian y cuál es mejor para almacenar datos?

Los discos magnéticos trabajan a través de su cabezal. Este brazo cuenta con un electroimán que modifica magnéticamente la zona en la que está alojada la información y así puede atraer o no los datos. En cambio, un disco óptico que también guarda ficheros, lo hace a través de rayos láser, de acuerdo a diferentes tipos de formatos digitales. Usa este tipo de rayo para leer y escribir los datos que existen en la superficie del disco. La gran diferencia que hay entre estas dos clases de tecnología es la mejor capacidad de almacenamiento a un menor coste que tienen los discos ópticos.

Recomendado para ti:
Google Duo ¿Qué es, para qué sirve y cómo funciona?

Además, son menos sensibles a factores externos como la humedad, el polvo y los golpes. Esto se debe a que el plato magnético se construye con 2 clases de materiales. Una, que se encuentra en la parte interior, que suele ser de aluminio o de aleaciones de este, y en los más modernos, este componente es de cristal. El otro material que recubre al primero es de una combinación de cobalto. El traslado de los discos ópticos es mucho más fácil, ya que no es necesario abrir los componentes internos de ordenador para extraer la unidad de almacenamiento.

Como dato curioso podemos decir que en un disco magnético no puedes ver la zona que está grabada con información. Esto no ocurre en un disco óptico, ya que en este tipo de dispositivos se puede ver a simple vista una zona más oscura, que señala el lugar en donde se alojó la información. Como ejemplos de discos magnéticos podemos nombrar la CD, DVD y Blu-Ray.

Si te quedaste con alguna duda, déjalas en los comentarios, te contestaremos lo antes posible, además seguro que será de gran ayuda para más miembros de la comunidad. Gracias! 😉

Más Trucos y Consejos cada día ¡Apúntate Aquí!


He leído y acepto los términos y condiciones

Compártelo, gracias!

Meneame
Etiquetas: