✅ ÚNETE a la Comunidad de IP@P ⏩ ENTRA AQUÍ

Ofertas en Foto y Vídeo

¿Cómo elegir la mejor pantalla para proyector y cuál comprar con mejor calidad/precio? Guía de compra

¿Cómo elegir la mejor pantalla para proyector y cuál comprar con mejor calidad/precio? Guía de compra 2022

La pantalla para proyector es un elemento, generalmente blanco, que se coloca frente a este para visualizar adecuadamente los contenidos que se le proyectan. Esto es, para que la imagen que lancemos se vea sobre esta y no sobre la pared, que es otra opción válida en ocasiones pero no siempre.

Aunque no es necesaria como tal, es evidente que tener una pantalla de proyector suma muchas ventajas respecto a la proyección en pared. Así, sus usos, además de enfocar la proyección, son los de mantener la calidad de la resolución, el contraste, el brillo y los estándares de detalles así como poder reflejar fielmente las mejoras que el contenido y el proyector ofrezcan respecto a la imagen. Al proyectar en la pared, suponiendo que cuentes con una lisa y totalmente blanca, estás ahorrando dinero pero, desde luego, no disfrutas de los contenidos como mereces. Además, no siempre se cuenta con una pared de condiciones "adecuadas" para la proyección, por ejemplo, si quieres cambiar de habitación o tu proyector es portátil y deseas usarlo en otro sitio.

Considerando que la función principal de las pantallas de proyección es la de mejorar la visualización de un contenido plasmado, hemos tenido muy en consideración el evaluar todos los productos que te vamos a aconsejar en esta guía. Además de disponer de funciones diversas, nos hemos asegurado de que, sea cual sea tu elección, escojas un panel que enmarque con calidad lo que veas, siempre contando con los consejos de expertos en audiovisuales, que  son quienes, desde luego, más nos pueden ayudar a dar una opinión sincera a la vez que acertada de cada pantalla que hemos probado para ti.

Lista de las mejores pantallas para proyector con mejor relación calidad precio

En respuesta a diferentes necesidades, cada vez más crecientes, hemos escogido sabiamente varios modelos de pantallas de proyector que podemos recomendar sin temor a equivocarnos, asegurando su calidad y que cumplen con las prestaciones y funciones que tienen.

Siempre buscando una excelente relación entre ello y el precio:

Más valorado

Pros:
  • 120 Pulgadas
  • Incluye ganchos
  • Pegatinas incluidas
  • Peso ligero y portátil
  • Fácil de instalar
  • 2 Cuerdas de 5 metros
Contras:
  • Materiales a mejorar
  • Tamaño en cm mas grande que el indicado
  • Reduce el brillo
  • Los ganchos suelen despegarse

Un producto estrella en el que proyectar con un precio irresistible, los clientes hablan por si solos y por algo es el modelo más valorado

Sin duda, sus valoraciones no pueden ser más acertadas, pues se trata de un producto estrella para proyectar con un precio irresistible, destacando en puntos como su peso, de únicamente un kilogramo, su superficie más brillante de lo habitual que la hace adecuada para proyecciones de interior o de exterior, su tejido antiarrugas que se limpia en húmedo y, muy importante, con visión frontal y también trasera.

Está fabricada en poliéster natural, con un diseño de doce ojales para una instalación rápida (incluye ganchos y cuerda para ello), su resolución es HD, con hasta 120 pulgadas de diagonal (el espacio de proyección es de 264 x 147 cm), una relación de aspecto común de 16:9 y un ángulo de visualización interesante, de 160º.

Mejor calidad/precio

Pros:
  • Proyección a doble cara
  • Para proyectores de tiro corto
  • Incluye bolsa de transporte
  • Fácil de instalar
  • Permite doblarse sin arrugarse
  • Apta para lavado a mano o a máquina
Contras:
  • Algunas personas prefieren mayor tamaño
  • Tela fina
  • Patas algo inestables sin usar los clavos

La mejor opción de calidad a un precio competitivo acorde a sus materiales

Es un panel de proyección para quien se dedica a hacer compras inteligentes: tamaño medio, de diagonal de 80 pulgadas (180 x 113 cm y 171 x 104 cm de visionado, siendo muy buena opción para proyectores de tiro corto), resolución de hasta Ultra High Definition, soporte de dos patas para montaje muy rápido incluido (con posibilidad de fijarlo al suelo o colgarla en pared también, pues la tela viene con dos anillas en la zona superior), compatible con plancha para que tus proyecciones se vean perfectas y una sujeción de la tela tensa conseguida gracias a su marco de aluminio ligero.

Su ángulo de visualización alcanza los 160º, es una 16:9, su proyección es a doble cara, hecha en poliéster natural y flexible que permite doblarse sin arrugarse a prueba de humedad para que puedas lavarla a mano o a máquina. Viene con su bolsa acolchada de transporte de sólo 43 x 8 cm y todo lo necesario para el montaje completo.

Mejor para principiantes

Pros:
  • Precio competitivo
  • Accesorios para un montaje anillado
  • Buen grosor de tela
  • Portable y muy compacto
  • Diagonal de 120 pulgadas
Contras:
  • Algunas personas prefieren mayor tamaño
  • Reduce el brillo
  • Los ganchos suelen despegarse

Si estas empezando y no sabes cuál elegir, este es un modelo básico pero funcional y fácil de usar

Un modelo sencillo y, además, baratísimo que te va a servir para adentrarte en el excelente mundo de las proyecciones. ¿Por qué? Es una pantalla que viene con todos sus accesorios para un montaje anillado muy sencillo (con cuerdas, adhesivos y ganchos), nativa en HD pero proyecta Full HD, la penetración de luz en la tela es baja gracias a su buen grosor, permite la proyección delantera y trasera y es un modelo portable muy compacto ideal para que proyectes donde gustes, quizás con un primer pequeño proyector portátil.

El poliéster escogido es más brillante que el de otras muchas pantallas hasta el punto de ofrecer una claridad aumentada y, de ahí, un alto contraste certificado, con posibilidad de ver la proyección en un ángulo de 160º sin distorsión de imagen. Además, es una tela muy ligera, de 740 gramos para una diagonal de 120 pulgadas (visualización en área de 266 x 149 cm) que se puede lavar en lavadora o a mano y cuyas arrugas se eliminan simplemente colgándola en húmedo.

Mejor para expertos

Pros:
  • Tela vinilada gruesa
  • Resolución Ultra HD (4K)
  • Marco fijo de aluminio
  • Altos contrastes
  • Mucha nitidez
  • Ángulo máximo de visión de 160º
Contras:
  • Precio elevado
  • Estructura pesada
  • No apta para cualquier proyector

Si quieres subir unos cuantos niveles, este modelo está indicado para los que el precio no les importa a cambio de tener las mejores prestaciones

De acuerdo a su precio, esta es una pantalla para proyector que lo tiene absolutamente todo, aconsejada para quienes ya se han adentrado sobradamente en el tema, controlan perfectamente las proyecciones y quieren las especificaciones más exquisitas. Una tela vinilada de más de 3 cm de grosor (y 277.5 x 161.6 de ancho y alto respectivamente), resolución Ultra HD (4K), un sistema de montaje con varillas de tensión en marco fijo de aluminio extruido que asegura la tensión de la tela y que tiene un acabado estético impresionante con un revestido en una especie de filtro que absorbe la luz para eliminar sombras indeseadas, trasera en color negro para conseguir una máxima absorción y una idónea reflexión de color que se traduce en un factor de ganancia de 1.1 con altos contrastes, mucha nitidez, colores muy vivos y sin puntos calientes.

Con su peso, de 14.7 kilogramos, comprobamos la robustez de su marco y también la calidad del vinilo. La relación de aspecto es de 16:9 y el ángulo máximo de visión, de 160º. Aunque el modelo que te proponemos es el de 120 pulgadas, también lo tienes en 92 y 110, de manera que puedas disfrutar. Otro punto en cuanto a versatilidad es que la encuentras tanto en vinilo blanco mate como en gris, y, atención, una versión con sistema de tejido acústico, sirviendo así para verse perfecta en cualquier tipo de proyección y mantener la máxima calidad también en el audio si deseamos colocar los altavoces detrás.

Mejor precio

Pros:
  • Múltiples accesorios
  • Ángulo de visión de 160º
  • Panel es de poliéster
  • Proyectable por ambas caras
Contras:
  • Los ganchos suelen despegarse
  • Se arruga fácil

Si lo que buscas es ahorrar y no gastar demasiado en una pantalla para proyectores este es el tuyo

Sin duda, un modelito muy a tener en cuenta para quienes no quieren gastar demasiado y aún así buscan buenas prestaciones para proyectar. Lo tienes en 100 y 120 pulgadas aunque nuestra propuesta, para ahorrarte unos eurillos y considerando su resolución FHD es la primera, más manejable y, seamos realistas, más fácil que quepa en más espacios con sus 228 x 134 cm, así como más ligera, de 830 gramos. Mantiene el ángulo de visión convencional de 160º y un 16:9 en relación de aspecto. Sus prestaciones en la media la hacen realmente versátil para poder usarse un poco para todo.

El panel es de poliéster muy suave con un grosor más que aceptable. La tela, aunque se arruga un poco al almacenarse o lavarse, se plancha con su propio peso cuando la cuelgas. Así, si la vas a tener de quita y pon, considera prepararla un ratito antes. Dicho sea de paso, viene con clavos, ganchos y cuerdas (incluidos), aunque también se puede instalar con cinta de doble cara. Su color es el blanco (enmarcada en negro) y es proyectable por ambas caras.

Pros:
  • Instalación en pared o techo
  • Barra de acero blanca anclable
  • De tiro con cuerda y anilla
  • Poliéster de triple capa
  • Apta para varias resoluciones
Contras:
  • Estructura pesada
  • Proyectable solo por un lado
  • Pliegue por los extremos

Otro modelo también low-cost con diferentes medidas perfecto para ahorrar

Una opción diferente es esta de LuxScreen, que cuenta con un enrollado con sistema de bloqueo de la tela a la altura de tu elección, la cual se esconde en una barra de acero blanca anclable a techo o pared, según necesites, pensada para ser fija, claro. Esta es un pelín más larga que la pantalla, siendo de 2.13 m, lo que ofrece un plus en estética. Ten en cuanta que al ser de tiro con cuerda y anilla, no queda tensada por lo que no es la más adecuada para un anclaje en terraza, por ejemplo, pues con el aire se movería.

La tienes en 100 y 120 pulgadas en relaciones de 16:9 o 4:3, ¡ojito!, y también en 110 pulgadas en 16:9 únicamente para este caso (nuestra propuesta es la primera, que es de 197 x 147 cm estirada por completo). El poliéster triple capa es blanco en todos los casos con la trasera negra y unos marcos también negros de 3 cm a los lados y 5 arriba y debajo; los tres puntos ayudan a aumentar y enfocar la luminosidad concentrándola. Está optimizada para reflejar resoluciones como UHD, FHD, HD, XGA y SVGA, ofreciendo la mejorar calidad en cualquier caso.

Pros:
  • Sujeción al suelo con dos patas metálicas
  • Múltiples accesorios
  • Soporta todas las resoluciones
  • Ángulo de visión de 160º
  • Buen grosor de tela
  • Portable y compacto
Contras:
  • Más pesado que otras opciones
  • Se arruga fácil
  • Reduce el brillo

Un modelo un poco mas caro con una leve mejora de prestaciones y sujeción al suelo

Es un panel de sujeción al suelo con dos patas metálicas (incluye todo lo necesario para el montaje completo: ganchos, tubos de aluminio, conectores... y también una bolsa para transporte). Lo tienes en 100 y 120 pulgadas, siendo nuestra recomendación la primera (su dimensión es de 2.26 x 1.98 cm) por ser una propuesta portátil (todo el conjunto sólo pesa 2.75 kg y la tela en sí, 520 gramos).

Soporta todas las resoluciones de televisión, siendo la Ultra HD la nativa, por lo que todo se verán con la máxima calidad del propio contenido, con una ganancia de hasta 1.5; además, acepta proyección delantera y trasera. Tiene una visibilidad de 160º y un formato de pantalla nativo en 16:9.

Pros:
  • Varias medidas disponibles
  • Triple capa de poliéster
  • Frontal blanco y trasera negra
  • Resolución hasta Ultra HD
  • Borde perimetral
  • Anclaje a techo o pared
Contras:
  • Más pesado que otras opciones
  • No compatible con proyector de tiro ultra corto
  • Difícil de estirar

Perfecto para los que buscan una pantalla de enrollado manual con buena calidad de imagen, esta es la tuya

Otra opción que no podemos dejar de recomendarte es la versión de 120 pulgadas del modelo LuxScreen que hemos visto un poquito más arriba, manteniendo la propuesta del 16:9, pues resulta más funcional a día de hoy. Mantiene sus mismas especificaciones como triple capa de poliéster, frontal blanco y trasera negra, resolución hasta Ultra HD, borde perimetral para centrar la luz, bloqueo de altura ajustable, cajeta blanca hexagonal, anclaje a techo o pared...

Eso sí, en este caso sus medidas son de 2.64 m de ancho y 1.5 m de ancho, contando con una caída extra de otros 23.5 cm en color negro y el peso aumenta hasta los 11.75 kilogramos, algo lógico al ser un modelo más grande. También es más grande la barra que guarda la tela, alcanzando los 280 cm.

Pros:
  • Apoyo a dos patas en el suelo
  • Incluye bolsa de transporte
  • Tela es de poliéster natural
  • Alta calidad de imagen
  • Ángulo de visión de 160º
  • Permite proyección delantera y trasera
Contras:
  • Montaje algo complicado
  • Marco frágil
  • Bastantes piezas a ensamblar
  • Usuarios reportan falta de manual

Una muy buena opción si buscas una pantalla para proyectores fácil de transportar

Volvemos a otro modelo de 100 pulgadas con apoyo a dos patas en el suelo, esta vez en color negro y muy delgadas, ofreciendo un buen punto estético. El conjunto, que viene con bolsa para llevar, pesa 3.3 kilogramos y, montado, mide 227.1 x 189 cm, siendo el alto de la pantalla de 131.6 cm. La tela es de poliéster natural de 180 gramos de densidad, elástica, lavable y las arrugas se eliminan con mucha facilidad, colgando la pantalla humedecida y gracias a su capacidad para ceñirse al soporte. Aun así, tenemos que decir que no es la mejor solución si buscas una pantalla portable, pues el ensamble es algo costoso, especialmente si se encarga una única persona.

La resolución máxima que reproduce es Ultra High Definition, tiene 16:9 de relación de aspecto o formato de pantalla, una alta resistencia física y mínima diseminación de luz, manteniendo una alta calidad de imagen, brillante y clara hasta a 160º. Permite proyección delantera y trasera.

Pros:
  • Sistema de extracción de tela retráctil
  • Barras inferior y superior
  • Alta calidad de enfoque
  • Fácil de transportar
  • Sistema de bloqueo
Contras:
  • Resolución HD
  • Relación de aspecto 4:3
  • Tamaño mas pequeño que otras opciones

Si lo que quieres es una pantalla pequeña para ponerla en cualquier sitio, aquí la tienes

Este es un modelo que se enrolla y cuenta con un sistema de extracción de tela retráctil muy sencillo con barras inferior y superior que sirven para mantener el panel estirado. Con una sencilla acción el sistema se bloquea y la pantalla queda al tamaño que desees. Se coloca en mesa o mueble y se mantiene gracias al propio ensamblaje de su ingeniería.

Es la pantalla más pequeña que te proponemos, con una diagonal de 40 pulgadas, lo que la hace ideal para llevarla a cualquier parte sin que te des cuenta (pesa poco más de kilo y medio). La tela es blanca mate con borde negro que consigue una alta calidad de enfoque y alineación de la imagen para que luzca vívida, y acabado premium, muy resistente e ignífuga, contando con una relación de aspecto 4:3, por lo que te vas a encontrar con un diseño casi cuadrado, y una resolución HD.

Consejos para comprar la mejor pantalla de proyección calidad/precio

Consejos para comprar la mejor pantalla de proyección calidad/precio

Para que tu compra sea un acierto y disfrutes al máximo y como te mereces de todo lo que tu proyector y tu nueva pantalla ofrecen será necesario que tengas en cuenta algunos aspectos que realmente son condicionantes a la hora de reproducir los contenidos.

Veamos a continuación:

Tamaño de la habitación

Obviamente es determinante. Damos por hecho que no vas a comprar una pantalla mayor al espacio que tienes disponible para ubicarla. Sin embargo, hay que tener en cuenta otro aspecto en cuanto a la estancia, la distancia desde la que se va a ver el contenido.

Por norma general, debes dejar una distancia el doble de larga que la pantalla entre tu asiento y esta si vas a ver contenido en HD. A mayor resolución, menos distancia vas a necesitar. Así, si dispones de este espacio, debe ser suficiente para ver cualquier cosa. Si el contenido es Full HD esta se puede reducir, viéndose muy bien y sin dañar la vista, a 1.5 unidades de la pantalla y el UHD incluso a una distancia igual al ancho de esta.

Ejemplo. Si compras una pantalla de 2 metros, podrás ver el contenido UHD  a 2 metros frente a ella, el Full HD a 3 metros y el HD a 4. Sólo hay que multiplicar la anchura del telón por 1 (UHD), 1.5 (Full HD) o 2 (HD). Más allá de esta distancia ya es colocarte donde más cómodo te sientas, pero estas son las distancias mínimas que debes respetar. ¡Ojo! ¡Si tu pantalla es gigante pero la proyección es pequeña, obviamente, no debes considerar el ancho de la pantalla sino de la proyección!

Considera, también, la altura de la pantalla. Para que el contenido se vea cómodamente, esta debe situarse a 1 a 1.5 metros de altura, según el sillón que utilices. Con ello, no tendrás que formar tu cuello ni los ojos para dirigir la mirada. Así, mide, a partir de esta distancia y hasta el techo, cuánto espacio tienes disponible, pues esa será la altura máxima que podrás proyectar.

Tamaño de la pantalla

De lo anterior tenemos la misma información a la inversa. El tamaño de la estancia condiciona el de la pantalla y a la inversa. Respetando lo que ya hemos visto en el punto inmediatamente anterior, considera también que, teniendo espacio, lo ideal es optar por una pantalla grande.

¿Por qué? Si el resto de características son propicias, con una de mayor tamaño vas a disfrutar de proyecciones tanto grandes como pequeñas. Sin embargo, si eliges una pequeña puede que después te arrepientas porque dispones de más espacio (piensa que no siempre vas a proyectar en el mismo lugar a no ser que busques un panel fijo).

Por otro lado, el tamaño de la pantalla no condiciona en absoluto la calidad de la proyección. Da igual si compras una de 3 metros o de 5, la calidad viene determinada por la propia resolución y por lo que el proyector es capaz de mostrar. La imagen se iría fragmentando si intentases proyectar un tamaño mayor de lo que propone el proyector pero. Obviamente, usa el sentido común y compra una pantalla no más grande que lo que este te va a permitir proyectar.

Factor de ganancia

Es un punto crucial, pues nos muestra cuánta luz puede reflejar la pantalla y, con ello, cómo de luminosas serán las imágenes, si existirán problemas con el brillo, si escaparán ondas haciendo más difusa la imagen... La proyección doméstica se mueve entre el 1.0 y el 1.3, consiguiendo mayor brillo cuanto más alto es el valor. Trata siempre de encontrar un modelo que entre en estas cifras, pues para bajar el brillo siempre hay tiempo pero si la pantalla no está capacitada para mostrarlo, no hay solución; todo se verá más oscuro y, por ende, con menos detalles y definición.

Nuestro consejo es que este sea uno de los puntos que más consideres. Sólo te aconsejamos que no busques tampoco su máximo si el uso que le vas a dar a las proyecciones es de presentaciones, resúmenes y otros recursos laborales o en colegios e institutos para los trabajos o apuntes, en los que abunda el blanco y negro y donde la calidad de imagen no es importante ni tampoco si quieres disfrutar de grandes ángulos de visión, pues cuanto más alta sea menor será la angulación óptima ofrecida.

Ángulo de visión

Determina desde dónde podemos ver las proyecciones adecuadamente. Obviamente, si nos ponemos justo al frente, todo se ve bien, pero en los casos en los que haya que ver la proyección desde los lados, es importante que la imagen no se distorsione con tal angulación. El factor que va a condicionar con qué angulación máxima puedes ver el contenido sin distorsión es el factor de ganancia. Este a su vez está dependerá del material, la composición del panel y el color de la tela de proyección.

En cualquier caso, puesto que el factor de ganancia ya lo vas a conocer, no necesitas profundizar demasiado en cómo se consigue. Sí te podemos decir que el material y el número de capas de tapiz son condicionantes y que el color de la tela hace que esta sea mejor para mostrar unos u otros contenidos, siendo la gris la mejor para proyecciones en presentaciones y trabajos y el blanco o el nácar para ver videojuegos, películas y, en general elementos con movimiento, color y detalle.

Ten en cuenta que nunca vas a conseguir un ángulo de visión tan bueno como el de los televisores, que suelen ir entre 160 y 178º. Es imposible puesto que, por buena que sea una pantalla, nunca lo será tanto como un panel de TV.

Relación de aspecto

La relación de aspecto es el formato que tiene la pantalla. Lo ideal es que coincida con la de proyección pero como esto es algo cambiante y los contenidos van modificando su forma (más o menos panorámica) con el tiempo, puede que esto no siempre ocurra.

Se define escribiendo la relación que hay entre el eje horizontal y el vertical del elemento a medir separada por dos puntos. Por ejemplo, una imagen tiene un ancho de 16 unidades en relación a 9 unidades de altura. No son centímetros ni ninguna otra unidad específica, simplemente partes (por cada 16 partes en horizontal hay 9 en vertical). Así, según sea, el formato será cuadrado, rectangular perfecto o panorámico en diferentes grados.

Como referencia, saber que la relación de aspecto más extendida y que se considera la convencional es de 16:9. Eso no significa que no haya contenido en otras ni que no puedas verlo, ¡por supuesto que no!

Simplemente la mayoría de contenido que tengas se muestre en dicho formato:

  • 16:9: La más extendida en todo tipo de pantallas, especialmente en televisores y proyectores. También se ve en muchísimos smartphones y tablets y en otros paneles como los del coche o el frigorífico. Se trata de un rectángulo perfecto o áureo.
  • 16:10: El rectángulo que se forma es un pelín más alto si lo comparamos con el 16:9. Hay muchos menos productos con este formato por lo que se encarecen. A cambio, resulta más versátil, pues te permite la proyección de contenido en forma más cuadrada o más rectangular desperdiciando muy poco espacio.
  • 4:3: Atendiendo a la matemática es fácil imaginar que este es un formato más cuadrado. Es el que tenían los televisores antiguos durante muchos años antes del HD y también el que se usa en algunas redes sociales para colocar imágenes, para hacer presentaciones en programas de diseño y similar. Así, su mejor uso es el profesional y formativo.

Material de fabricación

Los materiales con los que se hacen las pantallas de proyección son tela o plástico. La tela más utilizada es el poliéster aunque es cierto que las lonas más gruesas también son recurridas debido a que no dejan que traspase demasiada luz. Por este motivo, obviamente, resultan totalmente desaconsejadas si tu proyector lanza el contenido desde detrás (algo bastante extraño pero que ocurre).

Más versátil y capaz de retener un máximo de detalles es el poliéster y, para conseguir la ventaja de la lona es común montar pantallas con dos o tres capas de este, volviéndolo más opaco. En cuanto al poliéster, el número de capas, el grosor y su disposición van a condicionar la calidad de imagen proyectada debido a que hacer que la luz se refleje de una u otra manera, perdiéndose una mayor o menor cantidad de elementos visibles de la proyección.

En cualquier caso, tanto material como color, de nuevo, se traducen en el factor de ganancia por lo que si este es bueno, no importa demasiado cuál sea la composición de la pantalla, pues tienes un elemento final, la ganancia, en una cifra buena. En cuanto al plástico, que suele ser vinilo, es una opción mucho más económica; ese es su gran pro. Sin embargo, el resto de aspectos se vuelven más negativos: peor imagen, se estropea antes, requiere más cuidado en el mantenimiento, es más débil, etc.

Sí son una opción factible cuando no se busca calidad sino precio y movilidad (al pesar menos que la tela hay muchas pantallas portátiles en plástico). Así, se ven mucho en colegios cuando las proyecciones son esporádicas y en el aula principal o en pequeñas y medianas empresas en las que no existe una sala de proyección ni se hacen proyecciones a menudo.

Definición de imagen o resolución

Viene dada por el número de píxeles que hay en la pantalla, expresada en el número de píxeles que tiene el eje horizontal multiplicado por los del eje vertical. Por ejemplo: 1920 x 1080 píxeles.

A mayor cantidad de píxeles, es decir, a mayor resolución, más capacidad para dibujar y plasmar detalles, pues, dicho claramente, podemos colorear cada uno de un color y tono diferentes y conseguir contrastes, naturalidad, etc. Están relacionadas con la relación de aspecto que hemos visto anteriormente.

Las resoluciones comunes son:

  • HD: Incluye 1280 de ancho por 720 de alto (1280 x 720). Se muestra comúnmente como 720p. Un poco anticuada ya, se sigue viendo, de hecho, en televisión, pero poco más. Adecuada para proyecciones de poca riqueza o fluidez, por ejemplo, para textos, viñetas, etc.
  • Full HD o FHD: En este caso, los píxeles pasan a ser 1920 x 1080, refiriéndonos al Full HD también como 1080p. Era la resolución por excelencia hasta el boom del streaming y a día de hoy sigue siendo la convencional en monitores para ordenador (Esta o su equivalente, que suele ser QWXGA o QWGA). Recomendado si no consumes mucho contenido en mayor calidad o si vas a usar la pantalla para proyección de ordenador.
  • UHD, Ultra HD o 4K: Encontramos imágenes llenas de detalle gracias a los 3840 x 2160 píxeles con que se cuenta (2160p). Los televisores 4K son económicos pero para los proyectores es un poco pronto. Aun así, hay muchísimos y si el tuyo lo es o permite escalar el contenido hasta esta resolución, compra una pantalla compatible con dicha resolución o estarás perdiendo calidad y dinero al comprar un proyector que emite contenido en una resolución que después no vas a poder ver. Ideal para películas y para consumidores asiduos de cualquier audiovisual.
  • 8K: Una resolución que es una realidad en algunos televisores pero muy difícil de encontrar en proyección si el proyector no es profesional para expertos. Es de 7680 x 4320 píxeles, resultando, por ejemplo, 16 veces más detallada que el Full HD.

Tipo de uso

Es muy importante que sepas de antemano para qué es tu proyector y, por ende, para qué será tu pantalla. En todos los casos vas a contar con muchas buenas opciones pero es bueno detallar este punto para poder descartar los modelos inadecuados. Básicamente nos vamos a encontrar el uso doméstico y el profesional.

Dentro de ellos:

  • Doméstico: Se da en el hogar y lo común es que se use una pantalla fija ( a no ser que desees un proyector portátil con la idea clara de utilizarlo en distintas estancias o edificios, por ejemplo, en casa de tus amigos). Así, lo habitual es que se opte por modelos fijos, que se disimulan mejor (pueden incluso enclaustrarse en el techo), pueden ser más pesados, ofreciendo con ello más calidad gráfica gracias a la calidad de la tela, al factor de ganancia obtenido, etc.

Obviamente, según cuánto contenido veas y su calidad, ya eres tú quien debe escoger, de acuerdo al proyector, una pantalla de calidad media o alta, que muestre los contenidos de manera fiel o muy fiel pues, si inviertes en un proyector para el hogar estamos seguros de que no buscas bajas prestaciones.

  • Profesional: Ocurre como en el caso anterior. Aunque el objetivo y el uso sea profesional se puede necesitar mantener una mayor o menor calidad en la proyección según sea el contenido.

En estos casos, lo normal es que las prestaciones del proyector no sean altas porque los contenidos suelen ser diapositivas, gráficos, esquemas y otros elementos de presentaciones. Así, puedes sacrificar en calidad y comprar una pantalla más económica y/o con otras virtudes.

Según si el proyector es para una sala o para ir de aula en aula es importantísimo que te decidas por un panel portátil o no. Si no existe una sala de proyecciones específica lo ideal es que sí. y, en función de esto, puesto que la pantalla no se va a mantener estirada, tienes que buscar materiales que no se deformen al quedar enrollados y que no se estropeen al llevarlos de un lugar a otro.

Generalmente, las pantalla de gama de entrada o gama baja-media son más que suficientes para estos fines pues las proyecciones no cuentan con elementos de alta calidad. Eso sí, siempre considerando el punto de calidad material que acabamos de de comentar. No obstante, hay circunstancias, muy particulares, en las que de manera profesional sí se proyecta contenido que deseamos que se vea con todo el alto detalle que integra.

Algunos ejemplos son, presentaciones de expertos en moda, pantallas para ver fútbol en bares y restaurantes (una práctica muy española), para, precisamente, mostrar la alta calidad de los proyectores y, en general, cuando se tiene un contenido de calidad que no deseamos que se pierda. Como detalle, las proyecciones en las que abundan los textos y el blanco y negro o en las que la definición de los colores de manera extrema no es tan importante, un buen detalle es escoger un panel de proyección en color gris.

Precio

Todos sabemos que, por norma, a mayor precio, mejores prestaciones. Esto es algo que tenemos que saber todos y que, si buscamos muchas especificaciones de alta gama, el precio se nos irá subiendo poco a poco.

Como has visto, puedes conseguir pantallas muy apañadas por poco dinero y llegar hasta cifras que ni te imaginabas. Lo importante es que consideres todo lo que estamos viendo aquí para que nunca te quedes corto, pues eso ya no tiene solución más allá de comprar una pantalla para proyector nueva, lo cual no tendría sentido. A la contra, tampoco pienses que vas a necesitar lo mejor de lo mejor e incluso prestaciones premium porque, salvo algunos casos, eso no es así.

Aunque las hay más caras y más baratas, la mayoría de modelos, y hay muchísimos, se mueven entre los 50 y los 150 euros. Te aseguramos que con esta inversión te vas a llevar un producto que cumplirá tus expectativas tanto domésticas como profesionales. Aun así, como decimos, siempre están los casos específicos en los que se necesita más o incluso con menos es suficiente.

Tipos de pantallas para proyectores: ¿Cuál es mejor para mi?

Tipos de pantallas para proyectores: ¿Cuál es mejor para mi?

El último punto que queremos que conozcas es la manera de colocar y manejar la pantalla para proyector, pues, como habrás ido intuyendo, hay opciones variadas. A veces esto obedecerá a un tema funcional pero otras no será más que mera estética o confort.

Así, en tu mano está decidir qué te gusta o qué prefieres según tu propia situación:

Sujeción a techo o pared

Obviamente, esta es una opción si tienes seguro al cien por cien que tus proyecciones siempre van a ser en el mismo lugar. Puede ser en el sótano o la azotea de tu hogar o bien en una sala de reuniones. Así, debes considerar cuál va a ser el punto de sujeción y, muy importante, que no haya nada que entorpezca la visualización, pues no vas a poder mover la pantalla.

Dentro de estos vas a encontrarlas de todo tipo de calidades, enrollables o no, manuales o eléctricas, etc. Como decimos, escogerlas con sujeción es un punto a considerar si la proyección va a ser fija, todo lo demás que estamos viendo en esta guía puede ser cambiante. Como punto positivo, estas suelen ser de mayor calidad (en comparación a otra similar portátil), pues ya se fabrican con la idea de que se les va a dar un uso de tipo cine en casa o parecido.

Eléctricas con mando a distancia

Un pequeñito lujo que nos damos es el elegir una tela de proyección que se prepare ella solita para usarse. Es tan sencillo como incluir un sistema, con un motor, con el que, mediante indicaciones con un mando, la pantalla se enrolle y se despliegue cuando la queramos usar. Esto nos permite ahorrar tiempo y, obviamente, esfuerzo. Obviamente, no es una función necesaria pero sí todo un aliciente para que ver contenido con proyector sea más cómodo.

No tienen más misterio pero se encarecen no ya por la funcionalidad extra sino porque para ello se necesita un sistema eléctrico que, aunque no es complejo, sí incluye ingeniería y piezas extra.

Es un plus que se deja para espacios profesionales, especialmente si las ponencias son para socios, inversores o clientes, pues da una muy buena imagen. Del mismo modo, es lo que escogerán los auténticos amantes del cine que buscan lo mejor de lo mejor en todos los aspectos para montarse un cine en casa que no tenga nada que envidiar. También,  en general, cuando el proyector se usa con mucha asiduidad pero no se desea mantener la tela estirada todo el tiempo.

Portátiles con trípode

La pantalla que se apoya en trípode es enrollable en la inmensa mayoría de los casos. Se monta y se coloca sobre este, que se pliega, buscando siempre que la portabilidad sea lo más sencilla posible. Con ello, se consigue un combo de proyección portátil sencillo, bastante económico, versátil y de calidad de todo tipo, pues tanto telas como trípodes existen en gamas baja, media y alta. Así, si el método de proyección te gusta, no hay limitaciones en cuanto a la calidad, ni para bien ni para mal.

Marco fijas

El marco ayuda a que nuestro cerebro ordene la imagen dentro de este y la enfoque mejor. La pantalla se mantiene estirada por completo unida al marco, que está fijado al espacio de proyección, lo que hace que la calidad que vemos sea la máxima proyectada. Por este último motivo hay que considerar un material de primera calidad tanto para el marco como para el sistema de sujeción a este así como dedicar un tiempo importante en el montaje; un pequeño esfuerzo que tiene una gran recompensa.

Por marca

Indudablemente, la opinión general en base a los años que llevan las marcas en el mercado hace que confiemos mucho en aquellas bien valoradas, ya no en uno u otro producto sino en la firma en general. Así, aunque es necesario que te tomes tu tiempo en elegir la mejor pantalla para proyector, que tengas una idea sobre las marcas mejor valoradas y exitosas siempre va a servir para que te fíes más.

Por supuesto para que, en el caso de que no conozcas alguna, busques más información al respecto para asegurarte de que sus productos son tan buenos como los de las marcas que te vamos a listar a continuación:

  • Keenstone: Es una firma que no falla en guía alguna sobre mejores pantallas para proyector. Ofrecen soluciones algo originales en cuanto a diseño estético y de ingeniería y lo mejor es que parten de unos precios ridículamente bajos. Tenemos que afirmar que se nota a primera vista que sus productos son económicos pero sigue siendo todo un referente porque sus prestaciones y características están por encima.
  • Silver Ticket: Es una marca específica de productos para proyección, incluyendo tanto pantallas como otros elementos como son marcos, sistemas de anclaje, listones de protección, productos de limpieza específicos o incluso sistemas de altavoces. Eso asegura que su enfoque en el sector es máximo, lo que se traduce en la producción de auténticas delicias para la proyección ya sea en casa o de carácter profesional. En cuanto a precio, es asequible pero ronda precios más bien altos, acordes siempre, eso sí, a la excelente calidad que nos ofrece.
  • LuxScreen: Conocida mundialmente por contar con las pantallas de proyección con la mejor relación calidad precio tanto en gama media como alta, aunque más en el primer caso. Además, cuenta con una considerable cantidad de modelos que te asegura encontrar el tuyo, algo posibilitado por llevar ya más de 20 años en el mercado.
  • Phoenix Technologies: Es una firma inmensa que lanza todo tipo de productos tecnológicos. Sus pantallas de proyección se han dado a conocer gracias al boom de sus pantallas verdes que tanta demanda tienen en la era de las redes sociales. Se le ha dado una oportunidad de rebote en el sector y han demostrado que lo valen. De hecho, no hablamos de productos de gama de entrada con precios ridículos sino que estos, tanto producto como valor, son medios y alzando la vista.
  • Celexon: Fabricante que se dedica en exclusiva a las pantallas de proyección. Por supuesto, las diseñan de todos los tipos y con bastante buena calidad, aunque es escalable, teniendo opciones que cuestan unas el doble que otras aún pareciendo similares pero siempre con unos precios medios y, lo más importante, muy acordes a lo que compras.
  • Vamvo: Fabrica proyectores y pantallas y, cada vez más, diferentes soluciones relacionadas con la proyección. Tienen muy buenos productos pero sus pantallas destacan por ofrecer un resultado especialmente óptimo usando proyectores de la misma marca. Aun así,  tal y como has visto en nuestras recomendaciones, no puede faltar en tu lista de marcas a tener en cuenta porque verdaderamente supone una opción buena como las demás.

Opiniones IP@P: ¿Cuál es nuestro veredicto sobre pantallas para proyectores?

Sin duda, este es uno de esos productos que cumple su función gastando lo mínimo si queremos. Sólo abriendo la cartera vas a conseguir su objetivo, que es mejorar la proyección que un proyector lanza sobre otra superficie (una pared vamos a suponer).

Sin embargo, como ya habrás ido viendo, gastar poco implica quedarnos justos en compatibilidad en la resolución de imagen. Piensa que el UHD es lo más demandado en la actualidad y con modelos de gama de entrada como máximo accederás al Full HD; ¡imagina en unos cantos años! Del mismo modo, si ahorramos en algo más va a ser en calidad material, pudiéndote encontrar con pantallas muy delgadas que disipan luz o con estructuras débiles o difíciles de montar.

Para eso está la gama media que, como ocurre en casi cualquier producto, es, de lejos, la mejor. Gastas el doble o un poco más respecto a un modelo básico y obtienes todas las prestaciones deseadas por un usuario como son una tela de grosor considerable, de diferentes acabados y colores, diferentes opciones de relación de aspecto, ultra alta resolución, ingeniería para el sistema de montaje y/o sostén adecuada para que ver contenido proyectado sea sencillo y cómodo, etc.

¿Hay que gastar más? No necesitas hacer una gran inversión. Como hemos dicho, con un gasto mínimo ya podemos proyectar... ¡Imagina con un presupuesto medio!

Por supuesto, la alta gama te va a ofrecer lo mejor de lo mejor y, ojo, no es que no la aconsejemos, en absoluto; si tienes ese dinero y quieres disfrutar del contenido como nadie, ¡adelante!. Simplemente comentamos que, para un usuario estándar, modelos de entre 80 y 150 euros son más que sobrados para ofrecer proyecciones de muy buena calidad. Ese es nuestro pensamiento final.

Top 10: Pantallas de proyección más vendidas