📅 Tal día como hoy 26 de mayo... ¿QUÉ PASÓ?
Cursos Gratis Stories
Ganar Dinero Internet
Android Stories
Windows Stories
iOS Stories
MacOS Stories
Linux Stories
Facebook Stories
Amazon Stories
Netflix Stories
Whatsapp Stories
Twitch Stories
Instagram Stories
YouTube Stories
Gmail Stories
TikTok Stories
Arduino Stories
Telegram Stories
Raspberry Pi Stories

¿Cómo elegir el mejor cable HDMI y cuál comprar con mejor calidad/precio? Guía de compra 2024

ACTUALIZADO ✅ ¿Quieres conocer la lista de los mejores cables HDMI para barra de sonido, TV o consola? ⭐ ENTRA AQUÍ ⭐ Y descubre los más baratos

El HDMI  (High-Definition Multimedia Interface) es una norma de conexión digital que, mediante cable, permite el emparejamiento de aparatos modernos con la capacidad de trasmitir audio y vídeo de uno a otro. Su introducción y consumo en el mercado hizo que los DVI y los RCA, que son otros conectores más antiguos, fueron desapareciendo en favor del HDMI, que incluye mejores prestaciones. Físicamente es un cable con una cabeza en cada extremo las cuales incluyen dos hileras de pines. También hay conector mini HDMI y micro HDMI, similares pero más pequeños, para otro tipo de dispositivos de menor tamaño que no permiten un conector tan grande. Otros, los adaptadores, tienen un extremo HDMI y la otra con el cabezal de otro método de conectividad como el VGA o el DVI.

En su momento supuso todo un adelanto porque era la mejor opción para poder transmitir el contenido, ya sea en vídeo o en audio, en resolución HD, siendo ese su cometido principal. Otro punto importante es que esto se lleva a cabo sin que el contenido se comprima, algo que sí ocurre con otros métodos de conectividad. Con el paso del tiempo se han ido creando diferentes versiones de este y cada una de ellas implementa mejoras como una transmisión más rápida, el soporte para tecnologías, funcionalidades y normas nuevas, etc. Los que son de tipo adaptador posibilitan la conexión entre aparatos con puertos de conexión novedosos con otros más antiguos.

Para nosotros, como expertos en los diversos campos de la tecnología, diferenciar cuáles son los mejores cables HDMI es algo sencillo. Realmente se trata de un tema que, siendo conocedores, no tiene misterio. Sin embargo, para ofrecerte resultados no sólo fiables sino idóneos, hemos querido probar el funcionamiento de tantos como nos ha sido posible y seleccionar para ti los que tienen una relación calidad precio perfecta, más allá de su gama, capacidad o marca.

publicidad

Lista de los mejores cables HDMI con mejor relación calidad precio

Porque no todos los cables HDMI tienen los mismos usos ni van destinados a los mismos usuarios, nos resulta imposible dar una única opción.

publicidad

Por esto mismo, hemos hecho algunas diferenciaciones y te vamos a dar nuestras propuestas estrella en cada caso:

Más valorado

Pros:
  • Trenzado de nylon
  • 15000 doblados de vida útil
  • Varias medidas
  • Cobertura de aluminio para cada hilo
  • Chapado de oro de 24K
  • Audio hasta Dolby TrueHD en 7.1
Contras:
  • No es compatible con 8K
  • Mayor latencia en grandes longitudes

Si buscas lo más valorado por los compradores, aquí tienes este cable HDMI SilkLand

Físicamente es un cable negro moteado en gris acero de trenza de nylon (con 15000 doblados de vida útil y 10000 conexiones) de dos metros de longitud (lo tienes también disponible en 3 metros, de necesitarse, el cual también está en color rojo) con el núcleo de transferencia realizado en una aleación de zinc y algo de cobre, cobertura de aluminio para cada hilo, protección de los pines en chapado de oro de 24K, un trenzado general en magnesio y aluminio y la carcasa que los cubre es de aleación de zinc. También cuenta con un trenzado de drenaje interno. La marca, incluyendo este cable, ofrece garantía de por vida.

La versión HDMI que ofrece es la 2.0b. Esto implica una velocidad de transmisión de la información de 18 Gbps, resoluciones reproducidas en UHD a 60 Hz e inferiores, como el 2K a 144 Hz, soporte para el HDR y, atención, para 3D. así como para HDCP 2.2 y, funcionando como canal de retorno de audio permite escuchar audio hasta Dolby TrueHD en 7.1 canales. Además, permite la conexión de Internet entre más de un dispositivo sin uso de cable de Ethernet extra. Todo ello te permite usarlo en proyectores, TV, consolas modernas, monitores, reproductores Bluray, Fire TV…

Mejor calidad/precio

Pros:
  • Triple capa interna de estaño blindado
  • Trenzado de nylon
  • Tres metros y clasificación CL3
  • HDMI 2.1b (8K)
  • Soporte eARC, VRR, ALLM
Contras:
  • Conectores frágiles
  • Sin chapado de oro

Cuando buscamos la mejor relación calidad-precio nos encontramos con este cable bastante completo para su buen precio

Otro cable trenzado en doble capa de nailon de alta flexibilidad y con capacidad mínima para 10000 conexiones, de tres metros y clasificación CL3. Tiene una triple capa interna de estaño blindado y los pines y su protector están bañados en oro 24K.

Lo proponen como ideal para proyectores profesionales, PS4, PS5, Xbox Series, Fire TV, smartTVs 8K, NanoCell, MiniLED y Apple TV 4K, pero también sirve para los monitores, cualquier televisor, ordenadores portátiles… Esto se debe a que se trata de un modelo HDMI 2.1b (8K), resolución que soporta a 60 Hz (y las inferiores a frecuencias mucho más altas, por supuesto), contando con una velocidad de movimiento de la información de 48 Gbps y soporte eARC, VRR, ALLM.

Mejor para principiantes

Pros:
  • Materiales de calidad
  • HDMI 2.0
  • Transmite a 18 Gbps contenido
  • Ultra High Definition a 60 FPS
  • Soporte para ARC, eARC y 3D
Contras:
  • No es compatible con 8K
  • Conectores frágiles

Cable de marca reconocida, con buena longitud y trenzado de cobre blindado, perfecto para principiantes

Para aquellos que no están puestos en el tema, un cable de marca reconocida, Philips, que sabemos que tiene garantía sencilla y rápida y, además, certificado (puedes consultarlo en el código QR que trae); en este caso, la tranquilidad del usuario es muy importante.

Se trata de un cable gris HDMI 2.0 de 1.8 metros con trenzado de cobre blindado. Transmite a 18 Gbps contenido hasta en Ultra High Definition a 60 fotogramas por segundo y tiene soporte para ARC, eARC y 3D.

Mejor para expertos

Pros:
  • Nylon de triple blindaje
  • Conectores en oro 24K
  • Disponible en varias medidas
  • Agarre ergonómico de los cabezales
  • HDMI 2.1
Contras:
  • Precio elevado
  • Mayor latencia en grandes longitudes

Cable que soporta 8K, con triple blindaje, velocidad de transferencia de 48 Gbps, con conectores en oro 24K, características que hacen este cable perfecto para los mas experimentados

Este es un cable hecho en nylon de triple blindaje. Al ser rígido está pensado para sistemas fijos. Tiene conectores en oro 24K con protección adicional . Nosotros te lo proponemos en 2 metros pero lo tienes en 1, 1.5 y 3, de manera que satisfaga, sí o sí, tu necesidad, pues lo puedes usar para conectar cualquier dispositivo (consolas, receptores, televisores inteligentes, proyectores, tarjetas gráficas…). De diseño impecable y agarre ergonómico de los cabezales.

Se trata del más avanzado de los modelos hasta el momento, un HDMI 2.1 que ofrece soporte para todas las funciones y mejoras de imagen y audio disponibles (CEC, eARC, VRR, DSC, ALLM, HDR, 3D, surround 7.1 e incluso corrección de audio) con capacidad para realizar cuatro retransmisiones de audio simultáneas o dos de vídeo. Su velocidad de transferencia es de 48 Gbps permitiéndonos llegar a ver contenido 8K a 60 Hz y el 4K a 120.

Mejor precio

Pros:
  • Cable adaptador HDMI Mini a HDMI
  • Diferentes medidas
  • Conectores chapados en oro 24K
  • Compatible con todo tipo de dispositivos
Contras:
  • Versión 1.4 y 2.0
  • No es compatible con 8K

Cable adaptador HDMI Mini a HDMI perfecto para conectar todo tipo de dispositivos a tu monitor

Espectacular cable adaptador HDMI Mini a HDMI al mejor precio que permite conexión de pequeños aparatos a dispositivos mayores. Con un metro seguramente tengas más que suficiente para conectar cámaras de fotos, notebooks, algunas tables, videocámaras, reproductores de mp4 a monitores, teles o proyectores. No obstante, la marca te lo proporciona también en 2, 3 y 5 metros. Ambos conectores, A y C, tienen baño de oro 24K y están unidos por un cable de tela gris claro de alta tenacidad que permite la torsión sin problema.

Este modelo es la versión 1.4 lo que permite disfrutar de contenido hasta el 4K a 60 Hz compatible con contenido 3D hasta en HD y varios formatos de audio HD surround. Resulta sencillo en cuanto a especificaciones internas pero su calidad es envidiable, especialmente considerando su precio.

Pros:
  • Conectores chapados en oro 24K
  • Diferentes medidas disponibles
  • HDMI 2.0
  • Soporte para contenido en HDR
  • Transmisión de conexión Ethernet
  • Estándares de sonido hasta TrueHD o X:HD
Contras:
  • No es compatible con 8K
  • Mayor latencia en grandes longitudes

Cable con 18 Gbps para transmitir contenido en 4K a 60 Hz o 2K a 120 Hz con 2 metros de distancia

Es de apariencia sencilla, en PVC negro pero su interior es complejo. Incluye multitud de hilos de cobre estañado y sujeción y protección con trenza de aluminio que aseguran que jamás pierdas la señal. Los conectores se recubren de oro 24K. Permite una torsión de, mínimo, 3000 veces con un amplio ángulo llegando, incluso, a dirigir el cable en sentido contrario. Es de 2 metros aunque la firma te ofrece el mismo en diferentes longitudes de hasta 30 metros.

La versión es 2.0 lo que implica que trabaja a 18 Gbps transmitiendo contenido hasta en 4K a 60 Hz o 2K a 120 Hz, soporte para contenido en HDR, canal de retorno de audio, transmisión de conexión Ethernet y estándares de sonido hasta TrueHD o X:HD. Promete compatibilidad con todos los componentes HDMI aunque en el caso de aquellos con características 2.1 estas se caparán.

Pros:
  • Diferentes medidas disponibles
  • Blindaje triple
  • Contactos con baño de oro
  • Soporte CEC y ARC
  • Admite contenido 3D
Contras:
  • 4K a 24 fps
  • Rigidez

Cable adaptador HDMI Mini a HDMI, hay que tener en cuenta que tiene una resolución máxima de 4K a 24fps, completa compatibilidad con formatos de audio con soporte para CEC, ARC y contenido 3D

Un modelo sencillo Estándar-Mini. con el que conectarás y pasarás contenido de todos tus dispositivos ligeros a otros mayores. Es negro, de 1 m pero disponible también en 5 y 10, con recubrimiento de PVC, blindaje triple, cobre laminado, contactos con baño de oro, y carcasa bicolor con mella de protección ante las torceduras.

Es un HDMI 1.4a/2.0.  Esto supone que tiene toda especificación del 1.4 pero mejora con alguna del 2.0. Alcanza el 4K para retransmitirlo aunque a 24 fps trabajando a 10.2 Gbps. Destaca su completa compatibilidad con formatos de audio, incluyendo soporte CEC y ARC y también soporta contenido 3D así como función de cable de red.

Pros:
  • Revestimiento de PVC negro
  • Pines y conectores chapados en oro
  • HDMI 2.0
  • Soporte 3D, ARC, eARC, SACD, CEC
  • Audio HD en Dolby y DTS
Contras:
  • Conector a mejorar
  • Rigidez

Cable con HDMI 2.0, con revestimiento de PVC negro y chapado en oro, resolución máxima a 4K y 60Hz a muy buen precio

Un modelo de muy buena calidad a un precio perfecto pero de corta longitud (y pero ínfimo), de manera que mantiene una transmisión perfecta, ¡pero mide bien tu sistema para que con 50 cm tengas suficiente! Aun así, la marca te ofrece el mismo en todo tipo de longitudes hasta los 20 metros. Su revestimiento de PVC negro y va chapado en oro en sus pines y conectores.

Su versión es la 2.0. Esto implica una velocidad de transmisión de 18 Gbps, capacidad para transmisión Ethernet, una resolución máxima reproducible de 4K funcionando a 60 Hz y un soporte que pasa por 3D, ARC, eARC, SACD, CEC y estándares de audio HD en Dolby y DTS. No te alcanza para percibir los detalles de juegos de PS5 como el HGiG ni activar una baja latencia o tasa de refresco variable pero, para vídeo general es perfecto.

Pros:
  • Garantía vitalicia
  • HDMI 2.0
  • Transmisión de conexión Ethernet
  • Dolby TrueHD y DTS-HD
  • Conectores chapados en oro 24K
Contras:
  • Conector a mejorar
  • No es compatible con 8K

Buen precio para este cable con HDMI 2.0, Ethernet, HDR, 18 Gbps para una resolución 4K y está hecho en una malla gris que permite 15000 flexiones

Silkand te da garantía vitalicia para este cable. Es un HDMI 2.0, como el anterior incluye las mismas especificaciones en cuanto a servicio (c, ARC con Dolby TrueHD y DTS-HD, 3D…).

Físicamente sí es bastante diferente. Está hecho en una malla gris que permite 15000 flexiones como mínimo pero incluye otra capa protectora en PVC y el chapado en oro tiene un grosor triple al convencional, algo que se vuelve importante cuanto más largo sea el cable (te proponemos el de 2 metros pero lo hoy en 50 cm, 1, 3 y 5 metros también). Dentro encontramos hilos de cobre estañado, aluminio y un cable de drenaje. Incluso el protector de las conexiones se ha realizado en aleación de aluminio también.

Pros:
  • Malla de blindaje en aluminio
  • Incluye fibra óptica
  • Conexión HDMI en 2.1 y también RJ45
  • 4K hasta a 120 Hz
  • Cobertura final en TPE
Contras:
  • Conector a mejorar
  • Direccionales

Ten en cuenta que este cable es direccional, con buenas características y compatible con 8K a buen precio

Terminamos con este cable de una construcción espectacular que nos asegura un funcionamiento íntegro y la máxima durabilidad en distancias largas (lo tienes el 10 y 15 metros). Incluye fibra óptica en su centro, cobre estañado, hilos de algodón, malla de blindaje en aluminio y cobertura final en TPE. Ojo porque tiene un cabezal de equipo de entrada y otro de pantalla y estos deben respetarse.

El cable incluye conexión HDMI en 2.1 y también RJ 45, es decir, de acceso a la red. Así mismo, nos ofrece lo propio de esta versión, que pasa por contenido 4K hasta a 120 Hz (salvo excepciones) e incluso 8K posibilitado por los 48 Gbps a los que fluye la información. HDR, 3D, Dolby y DTS a todos los niveles, ALLM, HDCP 2.2, VRR, eARC, CEC, ARC… Todas las especificaciones enviables llegan al receptor con este cable.

Consejos para comprar el mejor cable HDMI calidad/precio

Consejos para comprar el mejor cable HDMI calidad/precio

Aunque se rata de un producto sencillo, sí hay algunos aspectos que debes conocer y tener en cuenta.

Especialmente en función de los contenidos que quieras transmitir y de los tipos y distancia entre los dispositivos a emparejar:

Standar, Mini o Micro

El trabajo de este cable y tipo de conector es el mismo aunque el cabezal cambie de tamaño. Esto es así debido a que no todos los dispositivos cuentan con un gran espacio para colocar las clavijas correspondientes y, por ende, deben hacerse de diferentes tamaños para que se puedan acoplar a cualquier aparato, desde el más grande al más pequeñito.

También te mostramos dos casos excepcionales en los que el HDMI es diferente:

  • HDMI estándar o A: Es el HDMI por excelencia, el grande o el “normal”, de 1.39 cm de ancho. Incluye dos hileras de pines hasta llegar a los 19. Se usa en los televisores, consolas, proyectores, ordenadores y dispositivos de un tamaño mayor.
  • HDMI mini: También se denomina HDMI o entrada tipo C. Es de tamaño mediano (1.042 cm de anchura) y también tiene 19 pines. Será el más común para tablets, especialmente las más antiguas o las que se siguen fabricando de mayor pulgadaje así como para múltiples aparatos de grabación.
  • HDMI micro o de tipo D: La configuración de 19 pines o pastillas es mucho más pequeña, de aproximadamente 0.58 cm. Es el que encontramos habitualmente en smartphones, algunas tables, cámaras pequeñas y otros dispositivos de pequeño tamaño y de tipo portátil.
  • HDMI extendido o HDMI B. La configuración pasa a ser de 29 pines, lo que lo hace mucho más específico. Mide 2.12 cm de ancho pero, a cambio, también soporta un ancho de banda el doble mayor que el estándar.
  • HDMI tipo E: Mucho menos visto en el sector doméstico es el HDMI E, que tiene una estructura y se compone de materiales pensados para un uso de alta tracción y exposición a elevadas temperaturas, algo propio de las industrias.

Versión del conector HDMI

Importantísimo conocer qué versión de cable HDMI necesitamos. ¿Por qué? Los dispositivos que conectamos tienen soporte para unas y otras características y/o funciones. Estas, en ocasiones, tienen que venir dadas desde una fuente externa y el cable con el que las conectas, en este caso el de HDMI, debe ser capaz de transmitir toda esa información.

Como en otros muchos elementos tecnológicos, las versiones van numeradas por orden de salida, con subversiones cuando se incluyen mejoras insuficientes como para considerar que se ha diseñado una nueva versión del conector. Aunque los primeros ya están en desuso, es esencial conocer qué nos va a terminar proporcionando un cable de una u otra versión pues, lógicamente, nuestras necesidades variarán y no todas pueden suplirse con el mismo producto.

Así, en el HDMI encontramos, hasta la fecha:

  • Cable HDMI 1.0: El primer HDMI que transmitía el vídeo en Full HD a 60 Hz y el audio por ocho canales hasta a 4.9 Gbps.
  • Cable HDMI 1.2: Sólo añade soporte One Bit Audio, lo que supuso que no tuviese mucha repercusión.
  • Cable HDMI 1.3: La banda ancha sube a 10.2 Gbps y se añaden soportes muy utilizados pensados en el consumo de contenido en alta definición como son DTS-HD y Dolby TrueHD.
  • Cable HDMI 1.4: Se permite la transferencia de archivos vía Ethernet usando el mismo cable, aumenta la resolución máxima soportada hasta los 4096 x 2160 píxeles a 24 fotogramas por segundo y también se soportan diferentes sistemas de sonido envolvente.
  • Cable HDMI 2.0: Soporta 32 canales de audio y dos señales simultáneas de streaming. El ancho de banda alcanza los 18 Gbps. El 4K ahora sí se reproduce a 60 Hz.
  • Cable HDMI 2.1: La banda es de 48 Gbps, pensada para trasmitir 10K y a 120 Hz (se necesita de un cable especial y certificado), una resolución de imagen que ni existe todavía, por lo que está claro que se ha pensado para que se quede con nosotros muchos años. También transmite un modo de baja latencia o de refresco variable, eARC y otros elementos de mejora de imagen propios de la calidad a la que estamos acostumbrados.

En cualquier caso, los dispositivos que conectes deben incorporar también entradas en la misma versión, sino no van a soportar todo lo que viaje por el cable y la información quedará capada.

Material

Los materiales de un cable pueden diferir más de lo que crees. Los más habituales son de plástico ultraflexible, los que acostumbramos a ver en cualquier dispositivo. Eso sí, el grosor varía y que sea mayor o menor ofrece una mayor o menor protección de los elementos internos. Este tipo de material se puede deformar si el cable se dobla durante demasiado tiempo, otro motivo más por el que no pecar a la hora de comprar un cable demasiado fino.

Menos comunes pero también fáciles de encontrar son los que, en lugar de plástico, son de tipo cordel, muchísimo más difíciles de estropear por deformación y más estéticos. Por otro lado, el material de los pines será importante, especialmente en el caso de los cables más largos.

Hay que buscar siempre materiales que sean muy buenos conductores como el cobre, el aluminio o incluso el oro, cada vez más de moda. También deberías fijarte en que estos no se doblen o deformen al hacer la conexión, algo común en los cables HDMI muy baratos y, por supuesto, sin certificar. Además, el último, por ejemplo, es muy resistente a la corrosión.

Longitud del cable

No pienses que no es importante o que “cuanto más lago, mejor”. Un cable de gran medida te será versátil porque lo podrás usar en circunstancias que se requieran conexiones de unos pocos centímetros o de medio metro. Sin embargo, el contra de comprar un cable HDMI largo es que la señal se va degradando (por el modo en que viaja dentro). A su vez, un cable demasiado largo deberá mantenerse doblado indefinidamente en conexiones cortas lo que, si este no es de la mejor calidad, hará que se vicie y estropee.

Así, usa cables largos sólo cuando sea necesario y opta por tener varias opciones, buscando siempre la más adecuada en cada circunstancia para tratar de mantener siempre tu señal íntegra. Obviamente no vas a tener 15 cables en casa pero trata de considerar las configuraciones de sistemas y cómo estas pueden ir cambiando a lo largo del tiempo sin tener que comprar un cable HDMI nuevo y contar, eso sí, con varios de ellos.

En cualquier caso, si vas a hacer una instalación con un cable muy largo, asegura su funcionamiento en todos tus dispositivos antes de realizarla. Al mismo tiempo, prima la calidad este.

Largas distancias

Aunque lo ideal es no tener que recurrir a estos casos, lo cierto es que el HDMI se puede y en ocasiones se debe transmitir, por razones circunstanciales, a lo largo de muchos metros:

  • HDMI encastrado: Hay raras ocasiones en las que se decide encastrar cable por la pared en una distancia debido, generalmente, a que esta es larga y no se desea que quede a la vista un cable de tal tamaño. Esto es perfectamente viable pero tiene el handicap de que el cable se puede estropear y que las reparaciones son muy difíciles debido a la mala accesibilidad. Si debes recurrir a esta opción te aconsejamos que uses un conducto para cables, de manera que la instalación sea más sencilla (y el cable no pueda magullarse debido a las posibles dificultades) y que, al tiempo, tu cable tenga una protección extra. Y si no usas conducto, asegúrate de que el cable no es convencional sino que es más resistente y específico para estas situaciones, como los CL3 o los CL2.
  • Expansor HDMI por Ethernet: Es un sistema que usa un cable estandarizado tipo Cat que se coloca fácilmente en pared y que, al tiempo, tiene una reparación algo más sencilla. El problema es que no existe un expansor de HDMI 2.1 en la actualidad, por lo que te tienes que conformar con el 2.0 como máximo.
  • Cable de red: Puedes usar cable de red para recorrer la larga distancia con los pros de un precio mucho más bajo y la posibilidad de intercambio de receptores y transmisores nuevos conforme se desee ir modificando el sistema sin necesidad de realizar un recableado. El punto negativo es que se requiere que los aparatos tengan clavija Ethernet, aunque lo ideal sería depurar el cable de red y convertirlo en HDMI mediante conversor; así, necesitarías, igualmente, conexión HDMI en los aparatos, como es lógico.
  • HDMI inalámbrico: Muy poco visto debido a que, por falta de demanda, no se han lanzado productos con características competentes y a que se ponía en duda la velocidad de transmisión y la existencia de retardo (lo cual debes corroborar en tus pesquisas para elegir el mejor HDMI) debido, precisamente, a la inexistencia de cableado. Sin embargo, tiene el enorme pro de no usar cables.

Pack o sueltos

Comprar cables HDMI en pack puede ser una buena idea por dos motivos. La primera es que, en comparación, el precio de cada uno de ellos sea menor que si lo comprásemos suelto. La segunda, que, además, existan packs con cables de diferentes tamaños y que justamente esto sea lo que necesitas. Por lo demás, no hay mucha diferencia.

Es cierto que los fabricantes más económicos y que hacen cables no certificados son más dados a hacer packs que aquellas marcas que trabajan con materiales de grandísima calidad, pero no siempre es así, por tanto, este punto por sí mismo no debe condicionarte, debes conocer marcas y materiales. Los fabricantes que apuestan por la calidad venden menos cantidad de productos y no se centran en el trabajo en masa sino más particular y no tienen la necesidad de ofrecer estos packs porque los usuarios los eligen por su reconocida calidad.

En cualquier caso, casi siempre es mejor comprar cables sueltos porque la diferencia de precio va a ser muy pequeña. Es difícil que un pack en particular satisfaga por completo todas tus necesidades. Este tipo de producto suele ser bastante específico para los sistemas de cada usuario y se buscan cables particulares para cada situación.

Precio

Los cables HDMI son bastante económicos, y tiene sentido, pues son meros conectores entre equipos. Aun así, por supuesto, vas a encontrar precios muy diferentes.

Estos difieren especialmente en función de la calidad y tipo de materiales, de si están o no certificados y de la gama de precio en la que la propia marca se mueva. Por último, la longitud del cable, especialmente si buscamos cables extralargos o extracortos, también puede ser una diferencia considerable. Curiosamente, la versión de la conexión apenas supondrá que el precio cambie unos pocos céntimos.

Tipos de cables HDMI: ¿Cuál es mejor para mi?

Tipos de cables HDMI: ¿Cuál es mejor para mi?

Aunque, como hemos visto, no son muchos los aspectos a considerar a la hora de comprar cables HDMI, está más que claro que hay situaciones y circunstancias que hacen que seamos capaces de tomar mucho más fácilmente una decisión.

Veamos a continuación:

En HD, 4K o 8K

Si tu intención es mantener la resolución de los contenidos que van a transmitirse vía HDMI para reproducirlos tal cual, de manera que no se pierda calidad, no te queda otra que saber cuál es la resolución de aquello que vas a ver y comprar el cable cuya versión la transmita sin pérdida.

Si se trata de un cable para un sistema particular puede que lo tengas muy claro pero si quieres un cable para tener en casa “para cuando haga falta”, lo lógico es que procures hacerte con uno que trabaje, al menos, con resolución UHD o 4K, que es la normal en el mercado y que trabaja con esa resolución y también con menores.

Ejemplos claros son el 4K para smartTVs, videoconsolas y sistemas home cinema modernos. Un cable HDMI HD sería buena opción para trabajos de oficina en los que no se manejan dichas resoluciones debido a los archivos que se mueven. EL 8K, además de ser raro de ver, no se aconseja más que para eventos profesionales en los que se trabaja con una emisión en dicha resolución, si no, es tirar el dinero.

Para PlayStation

Esta consola, al igual que su adversaria Xbox, se ha hecho, con el paso del tiempo, muy exigente. Tiene un soporte excelente para hacer prácticamente e incluso sus títulos son en 4K y HDR. Esto significa que si los juegas pero tu cable no es capaz de pasar esas cualidades a la tele (que también debe ser compatible, claro), vas a reproducir el contenido en una calidad más baja simplemente porque el cable no transmite esa información.

Conociendo los juegos y las capacidades de la consola (como reproducir Netflix y demás), lo ideal es un cable HDMI 2.1 de corta distancia (recordando que la TV también debe tener conector 2.1) o, a lo sumo, 2.0, aunque te perderás beneficios como la variación de tasa de refresco, etc.

Para PC o portátil

Nos pasa un poco como en el caso anterior. De todo el contenido que vas a reproducir desde tu ordenador, mucho será de altísima calidad y, si tu monitor te lo permite, querrás disfrutarlo tal cual, teniendo que ir, nuevamente, a un 2.1. Sin embargo, si tu monitor no es especialmente actual, seguramente no soporte esta versión y no te quedará más remedio que adaptarte a la que este lleve (o cambiar de monitor).

Por su parte, la tarjeta gráfica también contará con un conector de HDMI. Este es el que capa, o no, la salida de contenido. Si la versión es X, no va a servir de nada usar un cable de una versión superior; se transmitirá lo que la versión del HDMI de tu tarjeta permita.

En el caso de los portátiles, no hay misterio. Estos suelen venir con un único conector HDMI con la versión que el fabricante decida. Como en el párrafo anterior, colocarle un cable de versión más actual no tiene sentido alguno porque del ordenador va a salir la información que su propio conector HDMI permita. Si tienes más de un HDMI, eso sí, compra siempre el cable con la versión más moderna, pues te servirá para todas las conexiones.

Para películas/series

De nuevo, lo ideal es que, si las películas, series y otros contenidos son de muy alta calidad e incluyen certificación HDR, optes por la última versión de cable HDMI. Pero, como ya hemos indicado, no todo depende del cable. El aparato donde vayas a ver el contenido (generalmente el televisor) también debe tener su entrada HDMI en la misma versión. Si no es el caso, por mucho contenido de calidad que veas, nunca llegará perfecto a un televisor, por HDMI, porque este no tiene soporte para recibirlo, simple y llano.

Por otro lado, cuanto más azúcar lleve el pastel, más hay que mover; el contenido muy top va a necesitar una buena velocidad. Por estos motivos, nuestro consejo es que, para ver estos contenidos busques un dispositivo que tenga una versión 2.1 de HDMI (ya sea una tele, un proyector, un monitor u otro) y que compres este mismo cable.

Para barra de sonido

Nuevamente, descubre hasta qué versión soporta tu barra así como el dispositivo al que la vayas a conectar; comprar una más alta no tiene sentido. De esta y hacia abajo, elige aquella que soporte los estándares de audio que vas a reproducir. No es lo mismo, claro, poner música en mp3 que usar la barra para crear sonido envolvente viendo la última película del sector con Dolby Atmos y Surround DTS:X; ¡depende de lo que vayas a escuchar!

Certificados

Son aquellos que te garantizan todas las especificaciones y funcionalidades prometidas en la más alta versión HDMI del momento. Ni por material ni por ningún otro motivo, el cable cable ofrecerá menos de esto, ni siquiera en lapsus de duración mínima. Por supuesto, son más caros. ¿Son imprescindible? Bueno, a no ser que vayas a hacer instalaciones profesionales de gran importancia en las que absolutamente nada puede fallar, puedes usar tranquilamente uno no certificado.

No significa que no te vayan a dar lo que promete la versión sino que, en alguna ocasión puede (y sólo puede), que haya una pequeña reducción de sus prestaciones de manera momentánea. Lo ideal es, si optas por uno no certificado, que no recurras a las marcas más económicas pues estas sí puede que recorten más en recursos y, por ende, es más probable que, muy de vez en cuando, se dé esa situación que describimos.

Opiniones IP@P: ¿Cuál es nuestro veredicto sobre cables HDMI?

Considerando que el HDMI es digital y no analógico, es muy difícil que un cable de este tipo nos falle. Esto sólo ocurre, como hemos dicho, en distancias muy largas. Por tanto, con esta salvedad, un cable HDMI va o no va, no te va a dar un resultado mejor o peor por ser más caro o más barato.

¿Qué quiero decir con esto? A no ser que tu necesidad sea la de una instalación larga y compleja (para lo cual hemos visto, incluso, mejores opciones), no debes gastar de más porque el servicio que ofrece un cable de HDMI te lo va a dar aunque sea baratito. Eso sí, tampoco tires a por el más barato siguiendo esta premisa, especialmente si la longitud pasa de los 200 cm. Reiteramos que este producto es muy económico, de manera que comprar uno buenecito no es dolor para tu bolsillo.

Así, céntrate en conseguir uno que sea de la versión que necesitas y calcula bien su longitud. para que ni que sobre demasiado cable y tengas que doblarlo ni, por supuesto, que te quedes corto, pues limitarás con ello la distribución del sistema que tengas montado. Eso sí, en los casos más especiales como si decides tirar cable por pared o si es sabido que tu cable puede sufrir maltrato, invierte en muy buena calidad material o no habrá servido de nada gastar el dinero en uno peor porque no funcionará o se estropeará rápidamente.

Top 10: Cables HDMI más vendidos

¿Porqué confiar en nosotros?

Nuestras guías de compran están realizadas de forma 100% objetiva e independiente recomendando productos que pueden ser de tu interés. Conoce nuestro proceso de selección y evaluación por parte de nuestro equipo de especialistas. Podemos recibir comisiones por las compras realizadas a través de los enlaces que hemos seleccionado.
Chollos y Ofertas en Amazon
Chollos y Ofertas en Amazon

Temas

Lucía Díaz
Autor: Lucía Díaz

Mi profesión es educadora y mi vocación la enseñanza, uniendo estas dos ramas, lo plasmo día a día en la web de IP@P con guías y trucos útiles para hacerte la vida más fácil!

Publicidad

Más Guías de Compra

Deja un comentario