✅ ÚNETE a la Comunidad de IP@P ⏩ ENTRA AQUÍ
📅 Tal día como hoy 01 de octubre... ¿QUÉ PASÓ?
Cursos Gratis
Ganar Dinero Internet
Android
Windows
iOS
MacOS
Linux
Facebook
Amazon
Netflix
Whatsapp
Twitch
Instagram
YouTube
Gmail
TikTok
Arduino
Telegram
Raspberry Pi

¿Quién inventó la radio? ¿Fue Guillermo Marconi, Aleksandr Popov o Nikola Tesla? El verdadero origen de la radio

ACTUALIZADO ✅ ¿Quieres conocer la verdadera historia de quién fue el inventor de la radio y de qué depende la respuesta? ⭐ ENTRA AQUÍ ⭐ y descúbrelo

El 7 de mayo de 1945, el Teatro Bolshoi de Moscú se llenó de científicos y funcionarios del Partido Comunista Soviético para celebrar la primera demostración de la radio 50 años antes, realizada por Aleksandr S. Popov. Fue una oportunidad para honrar a un hijo de la patria e intentar desviar el registro histórico de los logros de Guillermo Marconi, ampliamente reconocido en casi todo el mundo como el inventor de la radio.

Más adelante, el 7 de mayo fue declarado Día de la Radio, que se celebraba en toda la Unión Soviética y que sigue celebrándose en Rusia hasta el día de hoy.

La reivindicación de la primacía de Popov como inventor de la radio se debe a su presentación de un artículo, "Sobre la relación de los polvos metálicos con las oscilaciones eléctricas", y a su demostración de un aparato de detección de ondas de radio en la Universidad de San Petersburgo el 7 de mayo de 1895.

publicidad

Aleksandr Popov desarrolló la primera radio capaz de interpretar el código morse

Aleksandr Popov desarrolló la primera radio capaz de interpretar el código morse

publicidad

El dispositivo de Popov era un simple cohesionador o cohesor: un tubo de cristal con dos electrodos separados en unos centímetros y con limaduras de metal entre ellos. El dispositivo se basaba en los trabajos del físico francés Édouard Branly, que describió un circuito de este tipo en 1890, y del físico inglés Oliver Lodge, que lo perfeccionó en 1893.

Los electrodos tenían inicialmente una gran resistencia, pero cuando se les aplicaba un impulso eléctrico, se desarrollaba un camino de baja resistencia que permitía la conductividad hasta que las limaduras de metal se agrupaban y la resistencia se volvía demasiado pronunciada. Después de cada uso, había que golpear o sacudir el cohesionador para volver a dispersar las limaduras.

Según el "Museo Central de Comunicaciones A. S. Popov", en San Petersburgo, el dispositivo de Popov fue el primer receptor de radio del mundo capaz de distinguir las señales por su duración. Utilizaba un indicador de coherencia de Lodge y añadía un relé telegráfico polarizado, que servía de amplificador de corriente continua.

El relé permitía a Popov conectar la salida del receptor a un timbre eléctrico, una grabadora o un aparato telegráfico, proporcionando una retroalimentación electromecánica. La retroalimentación reiniciaba automáticamente el cohesionador: Cuando la campana sonaba, el cohesionador se agitaba simultáneamente.

El 24 de marzo de 1896, Popov hizo otra innovadora demostración pública, esta vez enviando el código Morse por telegrafía inalámbrica. De nuevo en la Universidad de San Petersburgo, en una reunión de la Sociedad Rusa de Fisicoquímica, Popov envió señales entre dos edificios separados por 243 metros. Un profesor, de pie ante la pizarra del segundo edificio, registraba las letras que el código Morse deletreaba: Heinrich Hertz.

Diseños similares a los de Popov se convirtieron en la base de los equipos de radiocomunicación de primera generación. Se mantuvieron en uso hasta 1907, cuando los receptores de cristal los eclipsaron.

Popov y Marconi tenían puntos de vista muy diferentes sobre la radio

Popov y Marconi tenían puntos de vista muy diferentes sobre la radio

Popov fue contemporáneo de Marconi, pero ambos desarrollaron sus aparatos de radio de forma independiente y sin conocer el trabajo del otro. La documentación inadecuada de los acontecimientos, las definiciones contradictorias de lo que constituye una radio y el orgullo nacional de cada país de origen del inventor complican la determinación de quién fue el primero.

Una de las razones por las que Marconi se lleva el mérito y Popov no, es que Marconi era mucho más hábil con la propiedad intelectual. Una de las mejores maneras de preservar tu lugar en la historia es conseguir patentes y publicar los resultados de tus investigaciones en el momento oportuno. Popov no hizo ninguna de las dos cosas.

Nunca obtuvo una patente para su detector de rayos y no existe ningún registro oficial de su demostración del 24 de marzo de 1896. Finalmente abandonó la radio para dedicarse a las recién descubiertas ondas de Röntgen, también conocidas como rayos X.

Marconi, por su parte, solicitó una patente británica el 2 de junio de 1896, que se convirtió en la primera solicitud de patente en radiotelegrafía. Rápidamente reunió capital para comercializar su sistema, construyó una vasta empresa industrial y pasó a ser conocido -fuera de Rusia- como el inventor de la radio.

Aunque Popov nunca trató de comercializar su radio como medio de envío de mensajes, vio el potencial de su uso para registrar las perturbaciones de la atmósfera: un detector de rayos. En julio de 1895, instaló su primer detector de rayos en el observatorio meteorológico del Instituto Forestal de San Petersburgo. Era capaz de detectar tormentas eléctricas hasta 50 kilómetros de distancia.

Al año siguiente, instaló un segundo detector en la Exposición Industrial y Artística de toda Rusia en Nizhny Novgorod, a unos 400 km al este de Moscú. Al cabo de varios años, la empresa de relojería Hoser Victor de Budapest fabricaba detectores de rayos basados en el trabajo de Popov.

Uno de los aparatos de Popov llegó a Sudáfrica

Uno de los aparatos de Popov llegó a Sudáfrica

Uno de esos aparatos llegó hasta Sudáfrica, a unos 13.000 km de distancia. Hoy se encuentra en el museo del Instituto Sudafricano de Ingenieros Eléctricos (SAIEE) en Johannesburgo.

Ahora bien, no siempre los museos saben lo que hay en sus propias colecciones. Los orígenes de los equipos que hace tiempo que están obsoletos pueden ser especialmente difíciles de rastrear. Con un registro irregular y cambios de personal, la memoria institucional puede perder la pista de lo que es un objeto o por qué era importante.

Ese podría haber sido el destino del detector sudafricano Popov, de no ser por la aguda mirada de Dirk Vermeulen, ingeniero eléctrico y miembro del Grupo de Interés Histórico del SAIEE desde hace mucho tiempo. Durante años, Vermeuelen supuso que el objeto era un antiguo amperímetro registrador, utilizado para medir la corriente eléctrica.

Un día, sin embargo, decidió mirar más de cerca. Para su deleite, se enteró de que probablemente era el objeto más antiguo de la colección del SAIEE y el único instrumento que se conserva de la Estación Meteorológica de Johannesburgo.

En 1903, el gobierno colonial había encargado el detector Popov como parte del equipamiento de la recién creada estación, situada en una colina en el extremo oriental de la ciudad. El detector de la estación es similar al diseño original de Popov, salvo que el temblor utilizado para agitar las limaduras también desviaba una pluma de registro.

La carta de registro estaba envuelta en un tambor de aluminio que giraba una vez por hora. Con cada revolución del tambor, un tornillo independiente hacía avanzar la carta 2 milímetros, lo que permitía registrar la actividad a lo largo de los días.

Vermeulen escribió su descubrimiento, lamentablemente, falleció en 2019, pero su colega Max Clarke se encargó de hacer llegar una foto del detector sudafricano. Vermeulen fue un incansable defensor de la creación de un museo para albergar la colección de artefactos del SAIEE, lo que finalmente ocurrió en 2014.

¿Y que hay de Nikola Tesla? ¿Fue él quién inventó la radio?

¿Y que hay de Nikola Tesla? ¿Fue él quién inventó la radio?

Tesla no sólo fue un verdadero éxito en los campos eléctricos, sino también un terrible fracaso en muchos aspectos. Y uno de esos fracasos fue su incapacidad para conseguir el reconocimiento por haber inventado la radio durante su vida.

Nikola Tesla nació en la parte serbia de Croacia en 1856. Tesla se formó en varias universidades europeas en ingeniería mecánica y eléctrica, física e idiomas. A finales del siglo XIX trabajó para la compañía telefónica europea de Thomas Edison en Budapest y París.

Emigró a Estados Unidos en 1884. Trabajó para Edison en Nueva York durante un tiempo, pero siguió con sus inventos por su propia cuenta con gran éxito. Tras interminables disputas con Edison sobre los méritos de la corriente continua frente a la alterna, Tesla se lanzó a la aventura por su cuenta e inventó toda una serie de "cosas" eléctricas y las patentó. Algunas de ellas eran mejoras del telégrafo, luces de arco y todo tipo de máquinas eléctricas como generadores y motores. Uno de sus mejores inventos fue el motor de inducción, que vendió a George Westinghouse.

"Si quieres descubrir los secretos del Universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración"

Nikola Tesla

Tesla se puso a trabajar para Westinghouse y le ayudó para acabar ganando la batalla por la distribución de la energía eléctrica en Estados Unidos y otros países. Edison se empeñó en electrificar todo con corriente continua, pero descubrió que era muy ineficiente y requería más estaciones generadoras en distancias más cortas.

En cambio, la corriente alterna, con su capacidad de aumentar el voltaje mediante un transformador, podía transmitirse eficazmente a grandes distancias y luego reducirse a niveles utilizables en el lugar donde se iba a utilizar.

Tesla fue uno de los principales artífices de la construcción de la primera gran planta de generación de energía en las cataratas del Niágara (Nueva York). En cualquier caso, fue uno de los principales responsables de que la corriente alterna se convirtiera en la energía eléctrica preferida. Y a pesar de su papel esencial y su éxito, nunca amasó fortuna como los Westinghouse y Edison de su época.

Solicitud de patente del telégrafo de Thomas Edison
Solicitud de patente de Thomas Edison de 1885, para señalización distante mediante inducción. Se probó con éxito una versión de "telégrafo de saltamontes" de corto alcance, para comunicarse con trenes en movimiento, pero para comunicaciones más distantes, el sistema funcionó mejor en papel que en la práctica.

Sus inventos y patentes se cuentan por miles, pero muy pocos, si es que alguno, le reportaron grandes beneficios. Durante años pudo vivir cómodamente en hoteles de Nueva York gracias a sus derechos de autor y a la financiación ocasional de sus investigaciones por parte de una serie de ricos benefactores.

En general, Tesla estaba demasiado distraído con su mente activa como para patentar o proteger de alguna manera todo lo que inventaba. Y por eso, más o menos, nunca se le reconoció el mérito de haber inventado la radio, a pesar de que la patentó en Estados Unidos el mismo año en que Marconi obtuvo sus primeras patentes británicas. Tesla era muy bueno en conseguir cobertura de prensa para su trabajo, pero Marconi llegó y capturó toda la gloria y el crédito antes de que Tesla se diera cuenta de lo que estaba pasando.

En realidad, Tesla inventó la idea de la radio en 1892, no mucho después de que Heinrich Hertz demostrara las transmisiones inalámbricas UHF en Alemania en 1885. En 1898, desarrolló un barco robótico controlado por radio que demostró conduciendo el barco a distancia por las aguas de Manhattan desde un complejo de controles en el Madison Square Garden. Pero a pesar de esta asombrosa hazaña, intentó durante años vender la idea a la Marina de los EE.UU sin éxito.

Una vez que se dio cuenta de la importancia de la radio, Tesla llegó a construir una enorme torre de transmisión en Wardenclyffe, en Long Island, en 1900, para desarrollar servicios de transmisión por radio a nivel mundial. Se quedó sin dinero y no pudo reunir el capital necesario para continuar. De hecho, se declaró en bancarrota, lo que puso fin a su investigación y desarrollo formal de la radio.

Marconi nació en Italia pero vivió en Inglaterra. Recibió patentes británicas por sus inventos de radio. En 1901, demostró la primera transmisión de radio transatlántica. A continuación, creó un negocio de telegrafía inalámbrica para los británicos.

Aunque todas las primeras patentes estaban relacionadas con la radio, las patentes realmente importantes eran las de transmisión de onda continua (CW) en una frecuencia. Los transmisores irradiaban una señal de banda muy ancha en ninguna frecuencia concreta. Las señales de onda continua utilizaban la resonancia de los circuitos y antenas sintonizados. Las verdaderas aportaciones de Marconi son más de ingeniería y comerciales que teóricas.

Marconi tomó las ideas básicas y los inventos de otros, los mejoró y los convirtió en éxitos comerciales prácticos. Tesla fue casi lo contrario. Creó ideas originales y las probó matemática y físicamente, patentando algunas y no otras. Algunas de sus mejores ideas, como el motor de inducción de corriente alterna, fueron un éxito comercial que le reportó fama pero no riqueza. Marconi, por supuesto, era muy rico.

La batalla de patentes entre Tesla y Marconi se prolongó durante años. Marconi murió en 1937. Tesla murió en 1943 y, 6 meses después de su muerte, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó que todas las patentes de radio de Marconi eran inválidas y concedió las patentes de radio a Tesla.

Así que, durante los últimos años, seguimos creyendo que Marconi inventó la radio. En realidad, pocos conocen los inventos de Tesla en materia de radio. Se le conoce, por supuesto, por sus extraños experimentos con la alta tensión, los rayos y la afirmación de que había inventado no sólo un "rayo de la muerte" eléctrico, sino una forma de transmitir la energía eléctrica de forma inalámbrica.

Inventos de Nikola Tesla

Como la mayoría de los inventos importantes, la radio no tuvo un solo "padre", sino muchos.

  • El matemático británico James Clerk Maxwell demostró por primera vez la existencia de las ondas de radio de forma matemática en 1864.
  • El físico alemán Hertz se propuso demostrar las ecuaciones de Maxwell y lo hizo en 1885.
  • Después de eso, muchos otros se lanzaron a la lucha. Algunos de ellos fueron el británico Oliver Lodge, el físico indio Jagdish Chandra Bose y el ruso Popov.

Y nada de esto habría ocurrido si Édouard Branly no hubiera inventado el cohesor, el primer detector real de ondas de radio. Este aparato utilizaba limaduras de metal dentro de un tubo de vidrio que servía como una especie de detector de diodos de mala calidad pero sensible.

  • La radio o la tecnología inalámbrica era un medio estrictamente telegráfico hasta que se inventó el tubo de vacío. El primer diodo de tubo fue inventado por el inglés John Fleming en 1904.
  • En 1906, el estadounidense Lee de Forest inventó el tubo de vacío triodo que rápidamente mejoró la radio por la amplificación y la oscilación que podía proporcionar.
  • Reginald Fessenden realizó entonces la primera emisión de radio AM en 1906.

En la década de 1920, había cientos de emisoras de radio en Estados Unidos. Edwin Armstrong inventó la FM en 1933, pero perdió la batalla por la patente con RCA y se suicidó poco después.

Luego, en 1947, Shockley, Bardeen y Brattain, en los Laboratorios Bell, inventaron el transistor, que Shockley perfeccionó más tarde hasta convertirlo en el transistor que conocemos hoy. En 1957 y 1958, Jack Kilby (Texas Instruments) y Robert Noyce (Fairchild, más tarde Intel) inventaron los circuitos integrados. Y el resto, como se dice, es historia.

El español Julio Cervera, el posible verdadero inventor de la radio

El español Julio Cervera, el posible verdadero inventor de la radio

¿Acaso la radio pudo ser inventada por un soldado español?. Un profesor de la Universidad de Navarra encontró dos patentes europeas que atribuyen el invento a Julio Cervera, un comandante de Castellón. Según muchos investigadores, e inventor de la radio no es Marconi, ni John Ambrose Fleming, ni Lee de Forest, ni Fesseden, ni Tesla, ni Popov, ni David Sarnoff, sino el militar de Castellón Julio Cervera Baviera.

Así lo cree Ángel Faus Belau, profesor honorario de la Universidad de Navarra, que tras 7 años de investigación ha desafiado la tesis de muchos especialistas europeos al encontrar recientemente los originales de dos patentes inéditas de Cervera en Inglaterra y Alemania. Estas patentes se suman a las que el Comandante de Máquinas había obtenido anteriormente en España desde 1900, relativas a sistemas de transmisión inalámbrica.

"La patente alemana se inscribió en el registro de Berlín en 1900, después de que Julio Cervera Baviera presentara su primera solicitud de patente de telegrafía inalámbrica en Madrid. Más tarde solicitó otra en Inglaterra, mientras que Marconi, como él mismo afirma en un documento contemporáneo, no empezó a trabajar en la radio hasta 1913.

Fue el comandante Cervera, que había trabajado con el propio Marconi y su ayudante George Kemp en 1899, quien resolvió las dificultades de la telefonía inalámbrica y obtuvo las primeras patentes a finales de año. Muchos decían que estos documentos no existían, pero resultó que no tenían razón"

Ángel Faus Belau

Faus subraya que Cervera fue un "trabajador incansable al que no se le prestó mucha atención en España", por lo que sus descubrimientos recibieron poca atención.

"La razón por la que muchos atribuyen la invención de la radio a Marconi es muy sencilla: tenía el apoyo del periódico The Times, que en aquella época tenía mucha más influencia en Europa que ahora. Sin embargo, Cervera nunca encontró el apoyo institucional y mediático que necesitaba para ocupar el puesto que teóricamente merecía."

Ángel Faus Belau

El testimonio del propio Julio Cervera, que en 1902 declaró ante el notario de Madrid Antonio Turón y Boscá, en la escritura de fundación de la Sociedad Anónima Española de Telegrafía y Telefonía sin Hilos, que había obtenido patentes sobre la radio en Inglaterra, Bélgica y Alemania.

Faus dio a conocer la dimensión científica de Julio Cervera en su libro "La Radio en España, 1896-1977". Para el libro, cuya investigación se apoya en más de 8.000 documentos de archivos históricos españoles, el distinguido profesor consultó más de 50 archivos y bibliotecas, así como unas 20 colecciones completas de revistas nacionales e internacionales.

Pero... ¿Quién inventó la radio realmente? Quizás la respuesta dependa probablemente del lugar de origen a quien le preguntes y los intereses personales, políticos o económicos del que responda.

Ebooks de IPAP
Ebooks IPAP

🔥ÚNETE🔥 A LA NUEVA COMUNIDAD DE IP@P ¡APÚNTATE AQUÍ!

Si te quedaste con alguna duda, déjalas en los comentarios, te contestaremos lo antes posible, además seguro que será de gran ayuda para más miembros de la comunidad. Gracias! 😉

Temas

Actualización: 21/08/2022
Samuel Ocaña
Autor: Samuel Ocaña

Mis pasiones son la informática, el hardware y todo lo relacionado con el mundo de las nuevas tecnologías, un auténtico Geek. Técnico Superior en Aplicaciones.

Publicidad

Relacionadas

Deja un comentario