✅ ÚNETE a la Comunidad de IP@P ⏩ ENTRA AQUÍ
📅 Tal día como hoy 22 de febrero... ¿QUÉ PASÓ?
Cursos Gratis Stories
Ganar Dinero Internet
Android Stories
Windows Stories
iOS Stories
MacOS Stories
Linux Stories
Facebook Stories
Amazon Stories
Netflix Stories
Whatsapp Stories
Twitch Stories
Instagram Stories
YouTube Stories
Gmail Stories
TikTok Stories
Arduino Stories
Telegram Stories
Raspberry Pi Stories

¿Demasiada presión? El “derecho a reparar” es revocado y los consumidores volvemos a estar a merced de los fabricantes

¡Los consumidores vuelven a estar a merced de los fabricantes! El proyecto de ley del “derecho a reparar” fue aprobado en Nueva York, pero bajo varias enmiendas que permiten que las compañías eludan ciertas normas, para sacar provecho y seguir favoreciéndose de sus clientes

Saharay Pérez
Autor: Saharay Pérez
Fecha: 31 diciembre, 2022 a las 20:03

El pasado 28 de diciembre, en Nueva York, la gobernadora Kathy Hochul firmó un nuevo proyecto de ley que convierte a este estado en el primero en proteger ampliamente el derecho del consumidor a reparar su propia tecnología, en Estados Unidos. Sin embargo, dicho proyecto de ley se vio significativamente comprometido en el último minuto, por enmiendas que otorgan a los OEM algunas excepciones convenientes. Uno de los ajustes más controvertidos de la ley es que permite a los fabricantes vender conjuntos de piezas, en lugar de componentes individuales.

Como consecuencia, muchos han alzado su voz y señalan que los consumidores somos los más vulnerables con este proyecto de ley iniciado en Nueva York, por lo que volvemos a estar a merced de los fabricantes. Lo peor de todo, es que los OEM también cuentan con el derecho de no proporcionar códigos de seguridad o contraseñas, para eludir las funciones de seguridad de los dispositivos. ¿Por qué la ley está a favor de los fabricantes y no ampara tanto a los consumidores?

publicidad

Revocan la ley de “derecho a reparar” presentada a mediados de año

Revocan la ley de derecho a reparar presentada a mediados de ano

A mediados de 2022, mucho se rumoraba sobre la posibilidad de que los neoyorquinos sacarán provecho de un proyecto de ley que es conocido como el “derecho a reparar”. El cual, consiste en un código que permite que terceros tengan conocimientos acerca de cómo reparar sus equipos, con el fin de no depender directamente de los talleres autorizados o de los propios fabricantes cuando sus dispositivos se averían.

“Nada impide que los reparadores de terceros sean técnicamente competentes para completar las reparaciones digitales, aparte de la falta de información que retienen los fabricantes. En demasiados casos, las reparaciones de artículos digitales están limitadas intencionalmente por el fabricante”.

Un fragmento del proyecto de ley.

Efectivamente, a finales de octubre, se confirmó que el “derecho a reparar” tuvo una gran victoria en Nueva York, gracias a los legisladores de ambas cámaras de la legislatura estatal. Por supuesto, fue un hecho que generó emoción en los consumidores, ya que exige que los fabricantes de productos electrónicos digitales pongan a disposición toda la información sobre los diagnósticos y reparaciones de estos equipos; en especial, de ordenadores portátiles y teléfonos móviles. Si no lo cumplen, las compañías o los talleres de reparación podrían ser penados por la ley en Nueva York.

El proyecto de ley fue aprobado en el Senado de Nueva York (49 a 14) y en la Asamblea (145 a 1), para así promulgar la Ley de Reparación Justa Digital.

No obstante, a pesar de que la iniciativa estaba por convertirse en una ley oficial, los legisladores no podían dar el siguiente paso hasta que la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, firmara y admitiera dicho proyecto de ley. Como se trata de una disposición que tiene el objetivo de impulsar el crecimiento económico en este sector, Hochul nunca presentó obstáculos frente a la misma, así que sería la encargada de publicar el fallo a nivel administrativo.

Finalmente, el pasado 28 de diciembre, Kathy Hochul firmó la Ley de reparación justa digital. A lo largo del proyecto de ley, la legislación establece que los consumidores y proveedores de reparación independientes tienen todo el derecho de contar con manuales, diagramas, diagnósticos y hasta piezas de los fabricantes de equipos originales (OEM), para reparar sus propios dispositivos cuando presenten averías.

Oficialmente, el 28 de diciembre, Nueva York se convirtió en el primer estado de USA en proteger el derecho del consumidor a reparar su propia tecnología, de forma amplia.

Aunque todo parecía marchar a la perfección, el proyecto de ley se vio bastante comprometido en el último minuto, debido a ciertas enmiendas que otorgan a los OEM algunas excepciones a su favor, las cuales les ayudan a salir de las obligaciones que muchos defensores del derecho a la reparación esperaban que se cumplieran. Uno de los ajustes más desfavorables de la ley, es que permite que los OEM comercialicen conjuntos de piezas en lugar de componentes individuales (para sacar partido económicamente).

Otra de las enmiendas más controvertidas de este proyecto de ley para los neoyorquinos, es que no requerirá que los OEM ofrezcan “contraseñas, códigos de seguridad o materiales”, para esquivar las funciones de seguridad. Esto, en muchos casos, es necesario para poder salvar un dispositivo bloqueado y en buenas condiciones, a nivel funcional.

Ante estos cambios que no benefician a los consumidores, Hochul no dudó en pronunciarse y a través de su memorándum firmado, destaca que el nuevo proyecto de ley de Nueva York fue enmendando con el fin de minimizar el riesgo de daño físico o de tener problemas de seguridad, cuando se llevan a cabo reparaciones. Sin embargo, muchos expertos afirman que se trata de un cambio que los fabricantes pueden explotar al máximo para eludir el verdadero objetivo de este proyecto de ley.

Los consumidores volvemos a estar a merced de la obsolescencia programada

Según Louis Rossmann, un técnico de reparación que ha sido un feroz defensor de la legislación del derecho a reparar, el proyecto de ley firmado por Hochul es “funcionalmente inútil” para los consumidores, quienes volverán a estar a merced de la obsolescencia programada por parte de las compañías. Principalmente, porque es un código que arroja una amplia red sobre la elegibilidad de los dispositivos protegidos, en vista de que utiliza el término de “equipo electrónico digital”.

En consecuencia, Rossmann no ha dudado en criticar abiertamente a este proyecto de ley, asegurando que sus términos eximen por completo a ciertas industrias, incluidos los electrodomésticos, los dispositivos médicos, los vehículos motorizados y los equipos todoterreno. Por si fuera poco, también eluden a aquellos dispositivos empresariales en los que confían los hospitales, las escuelas y los centros de datos, tal y como señala Kyle Wiens, CEO de iFixit.

Aún y con tantas críticas, la gobernadora de Nueva York confirmó que la ley entrará en vigencia el 1 de julio de 2023, es decir, un año completo después de que la legislatura del estado la aprobará originalmente.

Otra de las enmiendas que elevan la vulnerabilidad de los consumidores, hace énfasis en qué dispositivos históricos son los que están cubiertos por la ley o la falta total de ellos.

De manera detallada, el memorándum emitido por la gobernadora fija que desde el 1 de julio de 2023, los dispositivos “fabricados por primera vez y vendidos o utilizados en Nueva York por primera vez” son elegibles para la cobertura de la ley. Así, implica que las defensas del derecho a reparar no se aplicarán a nada fabricado antes de la fecha de vigencia del código en cuestión.

🔥ÚNETE🔥 A LA NUEVA COMUNIDAD DE IP@P ¡APÚNTATE AQUÍ!

Si te quedaste con alguna duda, déjalas en los comentarios, te contestaremos lo antes posible, además seguro que será de gran ayuda para más miembros de la comunidad. Gracias! 😉

Temas

Saharay Pérez
Autor: Saharay Pérez

Mi pasión es la tecnología y las redes sociales, investigo y documento las últimas noticias y trucos de Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp y cualquier red social.

Publicidad

Últimas Noticias

Deja un comentario