✅ ÚNETE a la Comunidad de IP@P ⏩ ENTRA AQUÍ
📅 Tal día como hoy 28 de noviembre... ¿QUÉ PASÓ?
Cursos Gratis
Ganar Dinero Internet
Android
Windows
iOS
MacOS
Linux
Facebook
Amazon
Netflix
Whatsapp
Twitch
Instagram
YouTube
Gmail
TikTok
Arduino
Telegram
Raspberry Pi

Hace ya 27 años que las máquinas de escribir quedaron obsoletas por la quiebra de Smith Corona y el auge de los ordenadores y PC's

Problemas financieros, conglomeración de alianzas y la inclusión de los ordenadores fueron las causas principales de la decadencia de esta marca, aunque, ha logrado sobrevivir con un concepto nuevo que supone la elaboración de etiquetas térmicas

Anabel Hernández
Autor: Anabel Hernández
Fecha: 07 julio, 2022 a las 11:04

Las maquinas de escribir fueron sin duda una completa renovación de la escritura. Aunque esta estaba principalmente diseñada para las personas con problemas de visión, las técnicas y practicidad aplicadas para la época hicieron cambiar su concepto. Entre tantas de las compañías que manufacturaban este equipo electrónico se encontraba Smith Corona, misma que quebró hace 27 años y de la que hoy hablaremos.

Esta marca americana era considerada una de las líderes en cuanto a la fabricación de este dispositivo mecánico, no obstante, esta se declaró en quiebra a mediados de 1980 cuando se introdujeron los procesamientos de textos basados en ordenadores. A pesar de ello se mantuvo activo hasta su segunda quiebra en el 2000. Desde entonces, se reinventó e ingresó al mercado de cintas y etiquetas térmicas. 

publicidad

Hace 27 años desde que Smith Corona, líder de fabricación de máquinas de escribir, se declara en quiebra

Hace 27 anos desde que Smith Corona lider de fabricacion de maquinas de escribir se declara en quiebra

Este nacimiento es un poco raro por todas las transformaciones que se dieron hasta lo que se conoce hoy día, dado a que la historia comienza con la fusión de dos empresas, Corona Typewriter Company y LC Smith & Bros Corporation, las cuales dieron como resultado Smith-Corona Manufacturing Company.

Pero, antes de dar a conocer la compañía, su funcionamiento y decadencia, hablemos de los cuatro hermanos Smith que la conforman: Lyman, Wilbert, Monroe y Hurlburt. Anteriormente, estos se dedicaban a la fabricación de armas de fuego, pero con todo este auge del novedoso aparato, sintieron una fascinación por las maquinas de escribir. Por ello, dieron pie a la que sería una de las marcas preferidas por los usuarios.

Pero, esta hazaña no se le atribuye directamente a ellos si no a Alexander T. Brown, un empleado del taller Smith, que al parece tuvo mucha inspiración en el estudio. Misma que le sirvió para idear el primer prototipo de una maquina de escribir, que posteriormente sería financiada por Wilbert Smith. Esta llevaba por nombre "Smith Premier 1".

Años más tarde, en 1907 se dio la creación de la máquina de escribir "LC Smith & Bros Modelo No. 2" bajo el nombre de la compañía "LC Smith & Bros Corporation" que fue modificado en 1903. 12 meses después, esta introdujo el Modelo No. 1

La novela “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, fue escrita en una máquina de escribir eléctrica marca Smith Corona en un período de 18 meses, entre los años de 1965 y 1966.

Meses después esta creyó que era tiempo de evolucionar en cuanto al diseño y comenzó a fabricar una máquina de escribir plegable para una mejor portabilidad. Pero esta tuvo una pausa muy repentina por el fallecimiento de uno de los hermanos, LC Smith. Por lo que cuatro años después se retomó la creación de la "Torre Smith". Tras su éxito, esta empresa se renombró y se fusionó con LC Smith & Bros Corporation para seguir mejorando su catalogo.

A mediados de la década de 1920, LC Smith & Bros Typewriter Company se unió con Corona Typewriter Company para crear Smith-Corona Company. La combinación de estas resulto ser un batacazo, tanto que la convirtieron en líder de la industria de estos aparatos. Para todos, Corona era sinónimo de portabilidad y duración, algo que sin duda ayudó a que no decayera tanto ante la gran depresión que se les venía.

En 1942 cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, Smith-Corona ayudó con la producción de fusibles para bombas, máquinas de cifrado portátiles, municiones y rifles de cerrojo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Smith-Corona se centró en las maquinas de escribir eléctricas e incluyó su primer diseño en 1957, entre otras cosas, creó el Cartucho Coronamatic. Hasta ahora todo bien, ya que a partir de aquí comienza su decadencia.

Antes, debemos mencionar que a mediados de la década de 1960, Corona se había convertido en un importante proveedor del mercado de equipos de oficina y ofrecía varios mecanismos como fotocopiadoras, máquinas de escribir y calculadoras. Cinco años después esta compañía resultó fundamental para el desarrollo de computadoras más pequeñas para el mercado empresarial. Pero ¿Y qué paso entonces?

Todo lo acontecido y todos los esfuerzos realizados años atrás hasta 1995, no le fueron suficiente a esta empresa para mantenerse en el mercado. Razón por la que experimentó su punto más bajo ese año, donde a partir del traslado de sus operaciones a México sus acciones empezaron a decaer aún más hasta su quiebra definitiva.

El éxito del PC y los problemas financieros "mataron" las máquinas de escribir

El mercado de las calculadoras y máquinas en general se estaba viendo desbastado por la inclusión de calculadoras de bolsillo y por las importaciones al Lejano Oriente. Y a pesar de que Smith Corona lanzó su primer procesador junto con la primera maquina de escribir portátil, no le fue suficiente para levantar este panorama decreciente. Pero, esto no fue todo, ya que todas las alianzas corporativas que se hicieron causaron una conglomeración que al final no tenían ninguna lógica empresarial.

A todas estas Hanson Plc, tomó las riendas de Corona y levantó un poco sus ganancias, trasladándola a la fabrica de máquinas de escribir de Cortland en México en 1995. Aquí anunció que se recortaba el personal como resultado de las continuas caídas de ventas, razón por la que tiempo después se declararía en quiebra.

Si bien es cierto que después de la II Guerra Mundial las maquinas comenzaron a tener su punto más alto gracias a la llegada de las portátiles eléctricas en 1957, la inclusión del ordenador moderno superó todo lo que esta contenía. Con esta idea más simple se planteaba una forma más cómoda de poder cometer errores y corregirlos con facilidad, de evitar reescribir, entre otras cosas. En pocas palabras, estaba superaba todos los problemas que suponía la maquina manual.

La planta de las viejas máquinas de escribir en general después de ser sepultadas eran utilizadas para producir refrigeradores.

 

Posterior a la quiebra del 2000, Corona se centró en en sus capacidades y en la elaboración de cintas y tecnología térmica. Dichos conocimientos los había adquirido anteriormente en el negocio de máquinas de escribir y en el creciente mercado de etiquetas térmicas. Por ello, actualmente, se dedica a la creación de distintivos para códigos de barra y elementos de seguridad.

Algunas máquinas de escribir icónicas que tus padres nunca olvidarán

Por el tiempo que llevan seguro creerás que estos aparatos ya están obsoletos y forman parte de una pieza de museo, pero lo cierto es que en la actualidad aún siguen en uso, ya sea como inspiración, emprendimiento de mecanógrafos o para algunos casos de emergencia en los que se necesite redactar documentos cuando no se tenga acceso a un ordenador.

Así que si quieres elegir un modelo o usar algunos otros que usaron tus familiares, aquí te decimos cuáles son esas maquinas que aún resultan funcionales y que puedes encontrar todavía en el mercado.

  • Vtg 1960 Smith - Corona de Ley 5A: para la época se convirtió en la máquina de escribir más vendida de la historia. Actualmente se puede encontrar en eBay por un precio de €170.84.
  • Lexicon 80 de 1948: particularmente, por ser una de las primeras, su diseño es robusto y su peso es de 15 kilos aproximadamente. A pesar de ser una limitante para su transportación, no resulta serlo para sus funcionalidades, de hecho, se convirtió en la máquina de escribir más vendida de la historia. En algunas tiendas virtuales como Etsy la puedes encontrar por €290,00.
  • Lettera 22: si te ha llamado la atención la anterior pero tomas en consideración su peso, opta entonces por esta que con solo tres kilos de peso y unos  €350,00 puedes transportarla fácilmente. Por su funcionalidad y estética, el Illinois Institute of Technology la considera el mejor diseño de producto del siglo XX.
  • Olympia SM 9: esta resultó ser la opción preferida por muchos escritores, pues trajo lo mejor de la ingeniería alemana al mundo de las máquinas de escribir. Su elegante diseño y forma de escribir la hacen una pieza vintage excelente. Hoy la puedes encontrar en €550,00.
  • IBM Selectric: conocida también como la IBM de bola o IBM a bochita fue introducida al mercado en 1961. Esta permitía teclear más rápido gracias a un mecanismo nuevo que reemplazó el tradicional carro deslizante por un rodillo. Esta ronda el mercado por los €600,00.

🔥ÚNETE🔥 A LA NUEVA COMUNIDAD DE IP@P ¡APÚNTATE AQUÍ!

Si te quedaste con alguna duda, déjalas en los comentarios, te contestaremos lo antes posible, además seguro que será de gran ayuda para más miembros de la comunidad. Gracias! 😉

Temas

Anabel Hernández
Autor: Anabel Hernández

Licenciada en relaciones públicas y publicidad. Mis competencias son la comunicación social, la mercadología y la publicidad digital. Internet es mi 2º casa.

Publicidad

Últimas Noticias

Deja un comentario